JPEG - 7.3 KB

El presidente Fidel Castro recibiendo la visita de su homólogo venezolano Hugo Chávez. Foto: Estudios Revolución.
___________________________________________________

Nuevo y emotivo encuentro, que signado por el cariño y admiración mutuos entre estos dos gigantes del pensamiento humanista y revolucionario, ofreció a todos la oportunidad de comprobar la gradual recuperación del Presidente cubano, tal como han venido anunciando en las últimas semanas varios dirigentes de la Isla.

¡Ahí está Fidel, de pie! como lo vio Chávez y desean sus compatriotas, y con ellos muchos millones de humildes del planeta, animados por los más puros sentimientos de cariño y gratitud hacia las más de seis décadas que ha dedicado a pelear y luchar, con absoluta entrega, por un mundo de justicia y equidad.

Ahí está, por mal que les duela a John Negroponte y su poderoso equipo de inteligencia, ahora desmentido y frustrado, y a la miserable mafia de Miami, que se han quedado vestidos para la fiesta en su engalanado Super Bowl, donde esperaban celebrar el deseado y no menos anunciado deceso.

Ahí está , enhiesto, el Caguairán, como dijo Chávez: "Con buen humor; buen rostro; buen ánimo y mucha claridad, como siempre, en las ideas." Y tan insoportable como verlo vivo les habrá resultado conocer que el encuentro se convirtió en la habitual "conspiración ", para encontrar apoyo y movilizar a las fuerzas capaces de impedir que continúen la degradación del medio y los peligros para la existencia de la especie, así como buscar las vías para promover la integración de los pueblos sobre bases nuevas, de cooperación y solidaridad, entre otros asuntos igualmente estratégicos.

Y como siempre, cuando se reúnen los revolucionarios auténticos, domina la escena la fraternidad y el optimismo. En tal sentido, Chávez fue concluyente cuando señaló: "Fidel ha dicho hace unos días que esta batalla no la hemos perdido, y yo diría más, la estamos ganando ¡y la ganaremos! ".

Agencia Cubana de Noticias