JPEG - 2.5 KB
fel

La Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP) repudia las agresiones y amenazas que vienen sufriendo los periodistas de República Dominicana.

La FELAP se solidariza con los compañeros del Colegio Dominicano de Periodistas y acompaña las diferentes denuncias realizadas por los trabajadores dominicanos:

Los disparos contra la Sala de Redacción del Noticiero de la emisora Antena Latina que pudo ocasionar el asesinato de uno más periodistas, es otro de los acontecimientos alarmantes que deben tolerar los trabajadores de la comunicación en la República Dominicana.

En otro episodio ocurrido en la provincia de Hato Mayor, el ex sargento de la Policía Nacional Rafael Bolívar Soto Mota amenazó de muerte al comunicador Yoel de los Santos, por haber difundido un vídeo con imágenes suyas de una golpiza que había propinado a un ciudadano bajo arresto cuando aún formaba parte de la Policía Nacional. Asimismo, el periodista Manuel Carrasco, corresponsal de Radio Dial, fue víctima de las agresiones de este ex funcionario público. A pesar de la querella iniciada y del dictado de una orden de arresto, el agresor todavía no ha sido detenido.

También, en la provincia de Hato Mayor, el comunicador Manuel Antonio Vaga fue amenazado por sectores ligados al narcotráfico. A su vez William Estévez fue agredido y su cámara de vídeo destrozada mientras intentaba registrar el desalojo de un asentamiento del Instituto Agrario Dominicano.

El Colegio Dominicano de Periodistas ha debido señalar las actitudes irrespetuosas y violentas del Síndico del Ayuntamiento de Villa Altagracia, Pedro Peralta, quien ha humillado a los comunicadores Fausto Genao, Domingo de Jesús y Alejandro Fidel Francisco.

También el caso de Adonis Santiago Díaz, de Diario Libre, a quien oficiales de la Dirección de Drogas intentaron obligarlo a revelar una fuente informativa. Los recientes despidos de Adolfo Salomón, de Color Visión, y Vianco Martínez de Copresida, dan cuenta de todo tipo de condicionamientos que sufren los comunicadores dominicanos.

Frente a estos hechos, una vez más, la FELAP se suma a las voces que reclaman el fin de la impunidad para los atropellos contra los periodistas en República Dominicana y requiere que las autoridades locales y federales den garantías para el ejercicio de la profesión y para el derecho a la comunicación del que es beneficiario el pueblo dominicano.

 

Juan Carlos Camaño
Presidente

 

 

Buenos Aires, 21 de febrero de 2007.