JPEG - 13.5 KB

Como anticipo de sus propósitos, el inquilino de la Casa Blanca pronunció un discurso donde mezcló ofrecimientos, cascabeles e iniciativas, el cual ha despertado "vivo interés" entre los sectores humildes de Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México, los que le preparan una "calurosa recepción", de acuerdo con reportes de agencias de noticias.

Las estudiadas palabras del apresurado viajero incluyeron, desde alusiones encomiásticas al ideario del libertador Simón Bolívar, con quien dijo coincidir, hasta rotundas afirmaciones de que se dispone a enfrentar "la pobreza, la desigualdad y la exclusión social de los latinoamericanos más pobres y vulnerables".

¿Qué pensarán de eso los más de 16 millones de norteamericanos que viven en la extrema pobreza? ¿Cómo asimilarán ese ideario los más de 40 millones de residentes en EE.UU. privados de atención médica por carecer de seguro adecuado? ¿Qué dirán los damnificados del huracán Katrina, que 14 meses después aùn claman por asistencia urgente?

Ni W. Bush ni sus asesores han consultado a sus conciudadanos. Pero tampoco hay que criticarlos demasiado, pues el mandatario está sumamente atribulado porque los soldados enviados a pacificar Iraq se demoran más de lo previsto en hacer su trabajo y, en vez de recibir aplausos, los tratan a bombazos, lo cual ha obligado a màs de tres mil 100 de ellos a retornar dentro de ataúdes.

En su demagògica y cìnica perorata pùblica, W. Bush se dirigió a los trabajadores y campesinos latinoamericanos para informarles "que tienen a un amigo en Estados Unidos que se preocupa por su situación difícil".

El Ejecutivo asegurò en el citado discurso preludio al periplo, que está dispuesto a contribuir con un dinerito para que 20 mil maestros latinos aprendan a hablar inglés y balbuceó algunas palabras en español, signo de que intenta superarse, y sonó muy profundo cuando afirmó que "la gente trabajadora y pobre de América Latina necesita un cambio y nosotros estamos comprometidos con el cambio".

Otras increíbles frases pronunciadas por el inminente turista fueron: "Simón Bolívar pertenece a todos aquellos que aman la libertad". Y esta, todo un poema: "Es nuestra misión completar la revolución que ellos empezaron en nuestros dos continentes".

El presidente venezolano Hugo Chávez consideró esas palabras de W. Bush como el colmo del cinismo, y recordó que la pobreza, el atropello y los engaños en Latinoamérica han sido propiciados por 100 años de injerencia estadounidense. Comentó que si Bush tuviera la más mínima conciencia de lo que dice, mandaría a retirar las tropas de Iraq, y dejaría de atropellar a los pueblos de África, Medio Oriente y América Latina, en vez de gastar todos los años 600 mil millones de dólares en armas.

Por lo pronto, el veloz viajero dispuso que en su recorrido lo acompañe una escolta de 250 entrenados y bien alimentados agentes, dotados de los más sofisticados medios para protegerlo, desde sombrillas para el sol, paraguas por si llueve y ametralladoras por si las moscas...

Agencia Cubana de Noticias