Hay analistas que la comparan con Eva Perón e Hilary Clinton. De cualquier forma, Margarita Zavala y Felipe Calderón Hinojosa se perfilan como la nueva pareja presidencial.

La influencia de la primera dama se observó en la conformación del gabinete de Felipe Calderón Hinojosa. Cinco amigas de Margarita Zavala quedaron en el equipo presidencial: Patricia Reyes en la Secretaría de Relaciones Exteriores; Beatriz Zavala en la Sedesol; Elizabeth Yáñez en la Subsecretaría de la Función Pública; Maki Ortiz Domínguez en la subsecretaría de Salud, y Lydia Madero García en la dirección del Instituto Nacional de Desarrollo Social de la Sedesol.

En entrevista, estas dos últimas hablan de la influencia que se atribuye a Margarita Zavala en la toma de decisiones de su marido, el presidente, como la conformación del gabinete.

Madero García dice que trata a la primera dama desde antes de que se casara, cuando tomaban cursos de capacitación en el PAN. Asegura que la primera dama conoce, en efecto, a las mujeres del gabinete de Calderón y ve natural la influencia de ella en su designación.

“El presidente también nos conoce y sabe de la necesidad de tener mujeres en su gobierno. Independientemente de que Margarita le auxilia, el presidente también tiene una conciencia de participación de la mujer, y lo ha tenido como presidente del partido, como funcionario, como panista, como político, y con la ayuda de Margarita pues tiene un elemento más fuerte”.

A su vez, Ortiz Domínguez comenta que Margarita Zavala fue su compañera en la legislatura pasada en la Cámara de Diputados.

“Es una persona que admiro, respeto y aprecio, y el presidente Felipe Calderón Hinojosa cuenta con toda mi lealtad y mi respeto, aparte de mi aprecio. Sin embargo, quiero dejar muy claro que en ningún momento la relación personal que pueda yo tener con ellos, no tiene nada que ver con mi trabajo, ni con mis resultados.

“Para ellos, yo soy una empleada más del Poder Ejecutivo, y así me siento con esa responsabilidad y con ese respeto y distancia. Yo voy a responder con resultados, y aquí no valen las amistades, ni los cariños, ni nada. Vale el compromiso con este país”.

Lydia Madero defiende incluso el cambio de look de la primera dama, que consistió en un nuevo estilo de vestirse y color de cabello. “Es lógico, no es lo mismo estar en tu casa y trabajar en otra función, que ser la esposa del presidente de la República. Margarita es una persona muy guapa físicamente que puede hacer lo que quiera con su persona”.

–Ella tenía su personalidad. La conocimos de una manera.

–La sigue teniendo, cuál es la bronca, es la esposa del presidente de la República. El presidente es él, ella tiene la posibilidad como mujer y como esposa del presidente de hacerse lo que mejor crea para su función. Es la representante de la mujer mexicana en el mundo, entonces gracias a Dios tenemos una representación muy digna.

–¿Usted ve algún parangón entre Margarita Zavala y Marta Sahagún?

–Son dos personas radicalmente diferentes; en su propia forma de ser se distinguen. Dejemos de ver moros con tranchete y dejemos de generar (ideas e imágenes), porque luego las profecías se cumplen por sí mismas. Generamos ideas e imágenes que no existen y nos la creemos.

–¿Tiene el protagonismo de Marta Sahagún?

–Para nada, son dos personas radicalmente diferentes. Pero son mujeres políticas muy dignas, mexicanas. No habíamos tenido imágenes de mujeres políticas junto con el presidente de la República.

–Algunos analistas comparan a Marta Sahagún con Eva Perón y a Margarita Zavala con Hillary Clinton.

–Ay, ya ves, generan expectativas. No queramos hacer parangones, todos somos diferentes. No estamos acostumbrados a aceptar la participación política de la mujer como tal, y es muy difícil.

–Usted celebró que Marta Sahagún abriera la posibilidad de aspirar a la Presidencia de la República a las mujeres.

–Ella generó una expectativa que es positiva, para que vea el mexicano común que las mujeres y los hombres tenemos la capacidad de generar expectativas y de ser cabeza de gobierno, e inclusive en la Presidencia de la República.

Dice, empero, que en la mujer, en su calidad de esposa del presidente, no funciona esa aspiración, “porque tenemos un concepto en México de la no reelección”. Marta Sahagún no podía pensar en eso, porque “era como si el presidente Fox se reeligiera”.

Aclara que hay muchas esposas de presidentes municipales que sustituyen a sus maridos, “porque la pareja trabaja junta y se da a conocer de la misma manera, y si el ciudadano quiere que se repita esa forma de gobernar, la única forma viable en México, porque no hay reelección, es que lo haga la pareja, llámese hombre o mujer”.

Dice que “si tuviéramos reelección no sucedería esto, porque tendríamos la capacidad de volver a elegir al mismo presidente municipal por otros tres años, no para siempre jamás como en otros países”.

Asegura que Margarita Zavala “es una persona inteligente, que sabe trabajar, entregarse y escuchar. Tiene características muy importantes que las ha ejercido no ahorita, no porque es la esposa del presidente, sino porque ella es así desde hace muchos años. Margarita tiene en sí misma cualidades muy valiosas como mujer mexicana, que eso es lo que nos debe de importar”.

Maki Ortiz Domínguez conoce a Felipe Calderón Hinojosa desde hace algunos años. Recuerda que el ahora presidente asistió a su campaña por la diputación federal e incluso colocó pegotes en las calles de Reynosa. Después lo apoyó en su campaña interna para ser el abanderado del PAN a la presidencia y en la contienda externa, y se sumó al equipo de transición a la Presidencia de la República.

En el equipo de transición, coadyuvó en los foros para conocer la realidad social del país y en los proyectos de salud para el nuevo gobierno, como abasto de medicamentos, medicina preventiva, seguro universal para niños y medicina itinerante.

Sobre estos temas, Felipe Calderón le pidió hacer un estudio para saber cuánto costaba poner estos programas en marcha, en qué consistían, en qué estados tendrían que ser, a qué personas deberían llegar y qué resultados deberían obtener, con el propósito de tomar acciones desde el primer día de su gobierno.

El presidente de México le dio la encomienda, como subsecretaria de de Innovación y Calidad de la Secretaría de Salud, de hacer un sistema de salud único para todos.

Se entusiasma con el tema: “La necesidad que tenemos todos los sistemas de salud, de unos a otros, es cada vez mas palpable. Cada sistema no puede mantenerse por sí solo, no completa con doctores, enfermeras, administración, hospitales, camas, con tecnología, pero si la repartimos entre todos y si invitamos a la medicina privada, pues entonces tendremos un sistema de salud con más posibilidades de atender a 106 millones de mexicanos”.

Maki Ortiz comenta que en al gabinete hay ex compañeros de Margarita Zavala y Felipe Calderón en la Cámara de Diputados.

“Beatriz Zavala (secretaria de Desarrollo Social) tiene una trayectoria impresionante: ha sido dos veces diputada federal, senadora, diputada local; es antropóloga, socióloga, realmente es una persona que muy independientemente de la relación que pueda tener con los dos, porque los conoce y tiene amistad con ellos, es una persona capaz para el puesto”.

Dice que cada funcionario del gabinete, “haya participado en una legislatura con el presidente Felipe Calderón o con la primera dama, Margarita Zavala, está ahí porque ha demostrado capacidad y compromiso con este país.”

–¿Usted cree que esa cercanía con Margarita Zavala influyó para que ustedes fueran designados en el gobierno?

–Yo creo que lo que contribuyó fue el haber trabajado con ellos en equipo, hecho proyectos nacionales, participado tres años en la trinchera del poder legislativo, formando y creando leyes para México. Nos conocimos en el trabajo y eso es importante. Entonces, ése es el único compromiso y la única cosa que toma en cuenta el presidente de la República, que somos gente de trabajo, de compromiso, de lealtad. Las relaciones personales son muy aparte del trabajo.

Asegura que “cuando conoces al presidente Felipe Calderón y te das cuenta del valor y la decisión que tiene él, te das cuenta que solamente se guía por un equipo que le dé resultados, que tenga compromiso por este México, y las amistades son muy aparte”.

–¿Influyó Margarita en la posición de ustedes?

–Yo creo que nosotros hemos trabajado con este proyecto del presidente Calderón dos años y medio. Nos conocemos perfectamente, hemos trabajado juntos.

“Con Margarita trabajamos en el Congreso y con el presidente tenemos también un conocimiento de muchos años. Él estuvo en mi campaña a diputada federal. Entonces, es un conocimiento de trabajo, de ambas partes. Es muy duro pensar que un presidente, con el compromiso y la responsabilidad que tiene, vaya a basar su gabinete en algo que no sea la capacidad, la responsabilidad, el compromiso, y la lealtad con México”.

Recuerda las palabras que le dijo el presidente cuando la invitó a trabajar en su gobierno: “Tú no tienes trabajo por seis años, estarás aquí mientras des resultados”.

Fuente: Revista Contralínea Publicado: Marzo 2a quincena de 2007

Calderón en familia

Durante su campaña a la Presidencia de la República, Felipe Calderón mostró algunos detalles de su vida familiar, de manera espontánea. Habló, por ejemplo, de su mamá, doña Carmen Hinojosa -“tiene 83 años y recibe una pensión insignificante”-, y de su esposa, Margarita Zavala.

En un evento con organizaciones civiles que luchan contra las adicciones, en San Luis Potosí, recordó que de niño estaba en su casa y su mamá “tenía la mano firme” en su educación, en lo que hacía, en lo que se ocupaba, en lo que jugaba y en lo que veía. Una situación que no viven los niños adictos porque carecen de “un espacio donde abrevar de la primera enseñanza y formación humana que es la familia”.

Margarita Zavala acompañó en varios eventos públicos a su esposo. Su sonrisa franca hace familiar cualquier ambiente. Pero a veces se le escapaba un gesto serio y severo, y se le notaba mando con los colaboradores de la campaña.

Con empresarios potosinos, el 21 de enero de 2006, Calderón reveló que Mercedes Gómez del Campo, mamá de su esposa, había sido perseguida por el cacique local, Gonzalo N. Santos, y que es, además, sobrina segunda del gran luchador potosino, el doctor Salvador Nava Martínez.

En 1958, Nava Martínez inició una actividad política que se extendería por más de tres décadas, al encabezar una propuesta popular contra el cacicazgo de Gonzalo N. Santos.

Poco afecta a hablar con la prensa, a la que elude si puede, Margarita Zavala comentó al reportero, accesible, que “nos quisimos mucho con los Nava porque eran doctores de la familia. Cuando a los 16 años de edad decidí entrar al PAN, visité a mi tío Chavo Nava en la Presidencia Municipal de San Luis Potosí, para avisarle que ya estaba en un partido político. Recuerdo con mucho cariño cómo me recibió y me habló de la lucha por la democracia”.

Salvador Nava fue dos veces presidente municipal de San Luis Potosí y en 1991 fue postulado por la coalición demócrata potosina con los partidos PAN, PDM y PRD como su candidato a la gubernatura del estado. Como consecuencia de un fraude que le dio el triunfo al priísta Fausto Zapata Loredo, el movimiento navista inició diversas acciones de resistencia civil que incluyó una marcha a la ciudad de México. Zapata Loredo sólo duró en el cargo 14 días.

Por supuesto, dijo Margarita Zavala, “lo acompañé en su campaña y en el 91 en la caminata. Le tengo cariño en términos políticos y familiares”.

Margarita pasaba los veranos con su mamá y sus primos en San Luis Potosí. “Eso me hizo amar más a la entidad. En todas las campañas locales he estado presente. Estas calles, que recorrí con mi abuela y mi madre, las camino con una gran nostalgia y emoción”.

Comentó que su mamá, Mercedes Gómez del Campo, fue perseguida, en efecto, por Gonzalo N. Santos. “Cuando estaba en la Facultad de Derecho en San Luis Potosí, muchos firmaron un documento de apoyo a un candidato de Gonzalo N. Santos. Ella dijo que no había firmado nada. Entonces, le pidieron que se fuera a la ciudad de México, porque allí no podía terminar su carrera”.

Su mamá estudió en la Libre de Derecho, tiene 76 años de edad. Es la única mujer que se graduó en tres generaciones. “Así como mucha gente viene de familia muy recia y con gente como mi tío Chavo Nava, así los hay también con los González Hinojosa, don Manuel fue mi maestro”

En Guadalajara, la avenida Juárez está libre los domingos para los ciclistas, corredores y patinadores. Felipe Calderón demostró su habilidad con el pedal, en compañía de su esposa Margarita Zavala, montada en su respectiva bicicleta.

De regreso, el entonces candidato panista soltó los manubrios y se cruzó de brazos disfrutando el paseo, habiendo dejado a los reporteros gráficos varios metros atrás.

Poco después, mientras esperaba el Metro de Guadalajara, Calderón Hinojosa explicó que no le fue fácil aprender a andar en bicicleta. Levantó la manga de su camisa y mostró una herida encarnada como de 10 centímetros en su brazo izquierdo.