¡Pero miren cómo fruncen los rostros esos que siempre son más papistas que el papa! ¡Provocación, horror, desafío, irresponsabilidad! braman estos neofelipillos. ¿Y qué ha ocurrido como para generar tanto nerviosismo mercenario en estos jenízaros? ¡Apenas se trata de la visita de un conjunto de parlamentarios y autoridades cívicas al Hito 1 y al sector fronterizo terrestre con Chile en el punto Concordia! ¡Cómo si pisar suelo peruano, tumba de los mártires, camposanto de los héroes, fuera un sacrilegio! ¡Y no nos diéramos cabal cuenta cómo es que los traidores se jalan los cabellos hipócritamente en nombre de una fraternidad que nadie cuestiona! ¡Salvo los que pagan honorarios por servicios prestados! Y entre estas comisiones, está la de desmoralizar, anemizar y desacreditar el sagrado deber ineludible de defender los límites del Perú tal como lo consagran el Tratado del 3 de junio de 1929 y su Protocolo Complementario, obligatorio para Perú y Chile.

Los neofelipillos abundan y son fácilmente reconocibles porque su presencia inunda los miedos de comunicación-intoxicación y pontifican por terceros o cuartos. Hasta un burócrata de Defensa, el despreciable Fabián Novak Talavera, ostenta en la solapa del librito que narra cómo traicionaron al Perú en lo referido a Arica, noviembre de 1999 y se enorgullece de tener la presea del Estado que estaba –y está- al otro lado de la vereda. Por falta de casta, clase y pantalones, aquél, en lugar de ser escupido públicamente en todas partes, se le permite ocupar un viceministerio. Y hasta hay un ministro, algo perdido, que tiene una opinión benévola de este sapo.

En Perú procuramos forjar fraternas relaciones con todos los países y queremos que aprovechen de la infraestructura y privilegiada geografía y ubicación de nuestro país pagando los derechos correspondientes. Somos el camino al Asia, con absoluta prescindencia de cualquier otro país, podemos, en cambio, ser la ruta para que los brasileros exporten sus mercaderías y ¡cómo no! qué privilegio será, en un futuro cercano, dar servicio a los armadores y exportadores chilenos en su camino al oriente. ¿Porqué no? Siempre y cuando las líneas insustituibles del respeto sean de ida y venida. Si somos vecinos y tenemos que ser complementarios, aquello será un equilibrio dinámico, alegre y revolucionario, si todos ponen de su parte. En cualquiera de estas etapas, los turiferarios, los neofelipillos y los más papistas que el papa, sobran, dan asco y son acreedores al desprecio.

Esos ministrejos que hablan en estúpido con lenguaje de intelectuales de ONG; esos burócratas que hacen cuanto les es posible para que todo no se mueva de su lugar y ellos conserven pitanzas y sinecuras; los malos y postizos hijos del Perú, los peruanos bamba, sin raíz, ni querencia, sin identificación, solera o profundo conocimiento de la historia patria, son parte de una sinfonía siniestra, de un complot permanente, del rebuzno que la mediocridad traidora emite para hundir a los países en la abyecta condición de masas despreciables de hombres y mujeres que no merecen la condición de tales. ¿Qué diferencia al humano de una ameba o una roca?

Cuando los peruanos caminamos por las anchas alamedas de que somos dueños y lo hacemos por que nos da la gana o porque queremos reconocer lo que es estirpe geográfica y heredad que nos legaron los ancestros, no tenemos que pedir permiso. Y no provocamos sino el reto de ser mejores con nuestra propia gente, con el destino de país central y con el reto milenario de aprovechar las ingentes riquezas que los imperialismos, los invasores y saqueadores, malos presidentes y políticos ladrones, a pesar de más de 180 años, ¡no han podido pulverizar!

Los neofelipillos son parte de esa raza degenerada que siempre está de hinojos y a quienes alegraría el látigo, si con ello obtuvieran hasta el mirar más despreciativo de quien los alquila. Hay que ser dignos y ni siquiera tomarlos en cuenta. A lo más: ¡escupirlos!

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica