El lunes pasado, el ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana, leyó por televisión un decreto en el que se anunciaba que el gobierno buscará en los siguientes 30 días cerrar negociaciones con Telecom para comprar su paquete accionario en la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL), que asciende al 50 por ciento.

El Decreto Supremo 29.087 establece la formación de una comisión Ad Hoc para negociar con la italiana Euro Telecom Internacional NV (ETI) la recuperación de ENTEL.

La comisión está constituida por Héctor Arce, viceministro de Telecomunicaciones; los ministros de la Presidencia, Juan Ramón Quintana y Roy Méndez; de Obras Públicas, Jerges Mercado; y de Hacienda, Luis Alberto Arce Catacora.

La intención de nacionalizar ya había sido anunciada por Morales en enero. Pero en marzo, en una escala en Roma, el mandatario recibió la respuesta del viceministro de Relaciones Exteriores de Italia, Donato Di Santo. El funcionario aseguró que Telecom deseaba mantener las acciones y la administración de ENTEL.

ENTEL fue fundada el 22 de diciembre de 1965 como Sociedad Anónima Mixta con representación oficial del Estado boliviano, con “la finalidad de desarrollar las telecomunicaciones en todas sus modalidades y formas en el territorio nacional”.

El 27 de noviembre de 1995, en el marco de un proceso de capitalización de las empresas públicas emprendido por el gobierno neoliberal de Gonzalo Sánchez de Lozada, se asoció con la italiana ETI, quien se comprometió a realizar inversiones por valor de 608 millones de dólares (470 millones de euros). No obstante, muchas de las inversiones prometidas jamás se cumplieron.

La empresa ENTEL es la mayor empresa del sector en Bolivia, con más del 80 por ciento de los servicios de larga distancia y casi el 70 por ciento de la telefonía celular. Telecom adquirió el 50 por ciento de las acciones a cambio de un compromiso de invertir 610 millones de dólares en ENTEL.

A principios de este año, el principal ejecutivo de la compañía, el italiano Franco Bertone, dijo que se había invertido más que esa cantidad para convertir a la telefónica en líder del sector en Bolivia. Telecom es parte del grupo italiano Pirrelli y recientemente anunció su fusión con la también italiana Olivetti.

El 44 por ciento es dirigido por las dos administradoras de fondos que operan en el país -una filial del grupo español BBVA y otra del suizo Zúrich- mediante un fideicomiso que los obliga a pagar con las utilidades un bono anual a los bolivianos mayores de 65 años. El 6 por ciento restante está en manos de particulares.

La comisión de ministros y funcionarios, informó que ya comenzó a trabajar para finalizar la operación en un mes. Si bien aún no se anunciaron contactos oficiales con Telecom-ENTEL, el ministro de Obras Públicas, Jerges Mercado, sostuvo que es un compromiso del Gobierno que las empresas capitalizadas retornen a manos de los bolivianos.

Morales había manifestado que ENTEL habría obviado retener un impuesto a las remesas de utilidades al exterior, por 25 millones de dólares, a lo que Di Santo replicó que el gobierno italiano está dispuesto a colaborar para esclarecer y resolver el asunto.

Por otro lado, el Ejecutivo anunció que la nacionalización, no afectará la permanencia laboral de los actuales funcionarios y empleados. “En ninguna de las situaciones en las que se ha retomado el patrimonio nacional, dentro del nuevo modelo de Estado que está llevando adelante el Gobierno nacional, se ha afectado el empleo y las fuentes de trabajo”, precisó Héctor Arce, viceministro de Coordinación Gubernamental.

En ese sentido, Arce explicó que la Nación está apostando por la vía del diálogo y la concertación para recuperar las telecomunicaciones. “Se ha formado esta comisión de negociación para tratar de llegar a una salida consensuada sobre un anhelo muy fundamentado del pueblo boliviano, que es el de recuperar para sí la propiedad y la soberanía de una de sus empresas más importantes”.

# Agencia Periodística del Mercosur (Argentina)