Dice la bella ministra de Comercio Exterior, Mercedes Aráoz, que la presencia en Washington D.C., Gringolandia, será “importante” porque la intervención del jefe de Estado será una “excelente señal” para demostrar que Perú está realmente “involucrado en lograr un acuerdo comercial”. Obvio que se refiere al TLC. ¿Cómo se traduce la monserga? Es imprescindible que el señor García Pérez vaya a rogar a Estados Unidos por un trato comercial que representa NADA para ese país y con legisladores demócratas algo chúcaros.

Es evidente, marcadamente notorio, que la Aráoz superó en semántica vendepatria a su predecesor Alfredo Ferrero. Como si nadie conociera la mentalidad de los del norte, la ministra pretende hacer creer que alguien toma en cuenta a un mandatario con muy poco que decir, salvo que allanarse a los planteamientos más importantes de EEUU que pasan por traslado de bases militares de Mantas a nuestro territorio; la solución final con la quema y arrasamiento de plantaciones de hoja de coca; aseguramiento de una amistosa acogida al cambio del patrón de combustibles que empuja el imperio y una tranquilísima conducta –a lo chi cheñó- por parte de Palacio.

En el gabinete hay gonfaloneros pro-gringos de una manera escandalosa. Imposible pedirles siquiera cordura o querencia por un país al que sienten muy lejano y distante de sus metas personales o institucionales. Véase el caso de Allan Wagner Tizón, suscriptor invariable de una “seguridad cooperativa” en base a “percepciones” y que es una copia de lo que el Departamento de Estado elaboró hace años con motivo de setiembre 2001 y para afrontar, según ellos, acciones terroristas internacionales. Y este señor ocupa la cartera de Defensa y sus antecedentes regalones, claudicantes, ominosos por su deplorable paso por la Cancillería, dan la medida de su ineptitud a toda prueba. La señorita Aráoz dijo meses atrás que la historia era para ser olvidada porque era el pasado. Y está en Comercio Exterior.

No obstante el reconocimiento que ningún país del mundo, y menos los que estamos al sur del Río Grande, puede darse el lujo de ignorar el peso específico de EEUU, hay modos de comportarse con altura y dignidad de naciones que pelean por su independencia y las expresiones de sus ministros dan forma a estos contenidos. Si hablan como lacayos, es obvio que nos tomarán como jenízaros de republiquetas bananeras. Y en realidad Perú es mucho más grande, que algunos de sus malos hijos, cipayos de toda ocasión y lugartenientes de la quintacolumna cancerosa.

Pero, tengamos en cuenta que en política no hay casualidades. ¿No han notado la presencia mediática, subrayada y sufragada copiosamente –gratis no es- del ex ministro del TLC, Alfredo Ferrero? ¿Está cosechando la multitud de expresiones, todas serviles, que emitió cuando fue titular de Comercio Exterior? A nadie pasa desapercibida su auto-oferta, dicha en todos los idiomas y teléfonos y notas, de ser funcionario, también, de este gobierno. Y en el supuesto que es un experto en esa área. ¡De regalón de lo ajeno no pasa! ¿Será que están haciendo lo mismo, para cuando dejen de estar en el gabinete, los ministros mencionados? ¡Pobre país de cálculos egoístas y ambiciones de parroquianos sin conciencia ni patriotismo!

Ellos son como son y siempre se comportarán como piezas del sistema. Pedirles más es contra su naturaleza de agentes de lo foráneo huérfanos de cualquier concepción de forja nacional y nativa. En realidad hay que preguntarse, una vez más, ¿de dónde sacó el presidente García a estos burócratas? La responsabilidad de sus torpeza vendepatria, será asumida por su gobierno y está al borde de difuminar lo que fue resultado del comicio pasado que le hizo ganar –y obtener la reivindicación histórica- la primera magistratura, para orillar la remembranza del fantasma negro entre 1985-1990. ¿Es eso lo que quiere? Mucho más importante es cuestionarse ¿el país aguantará tanta impostura? Tengo mis muy serias reservas.

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica