¿Alguien puede pensar que Onas y Guaraníes, que Aymaras y Pampas, tengan algo en común más que el haber sido perseguidos, asesinados y casi exterminados por un país colonizador, reconocido como “Madre Patria”?

¿De dónde salen estas definiciones de “Pueblos Originarios” y “Madre Patria”? No parecen ser producidas por nuestros hermanos Pilagás, ni por algún Huarpe que aún cultive en la precordillera sanjuanina.

Indios, indígenas, aborígenes, pueblos originarios. ¿Cuál sería la definición más correcta para realizar esta nota? “Ninguna”, respondió Julio César Leiva, comunicador toba de Villa Río Bermejito, Chaco. “Yo soy qom, soy toba. Y tengo hermanos mapuches, pilagás, mocovíes... La eterna discusión con respecto a cómo definirnos, cómo agruparnos es un problema de los blancos. Nosotros sabemos bien quiénes somos y cómo nos llamamos”. Tajante, lapidario. Una vez más, caíamos en las trampas del conquistador. Nos enredábamos y caíamos. Nos hacíamos la pregunta incorrecta, presuponiendo que existen identidades que pueden unirse con otras bajo una misma denominación.

Cada una de estas etnias conviven con la necesidad imperiosa de construir sus propios medios y canales de comunicación, no sólo para poder difundir sus luchas y su cultura sino para poder ser protagonistas de esa acción comunicativa sin que la palabra esté intermediada.

Las experiencias son muchas, variadas y ricas. Y siempre la radio es la que más fluidamente se acomoda a esas culturas de fuerte tradición oral e incipiente escritura (ver aparte).

Como hito importante, se puede mencionar que en noviembre del año pasado, se inauguró en San Martín de los Andes “Wajzugun”, la primera Radio AM del pueblo mapuche con licencia del COMFER.

Por la riqueza y cosmovisión del idioma mapudugun, no puede definirse Wajzugun en un sólo concepto. Se trata de un vocablo polisémico; pero básicamente se podría resumir y apretar en algo así como "la voz de la diversidad de vidas que circulan en el territorio". Con un alcance de 300 kilómetros, la radio AM 800 Wajzugun es pensada como una herramienta para hacer circular las voces del pueblo mapuche y así influir “sobre las políticas y acciones causantes de la discriminación, exclusión y pobreza de los sectores más vulnerables”.

Por su parte, los corresponsales de distintas comunidades originarias del NOA y el NEA que integran la Red de Comunicación Indígena (RCI) elaboraron una serie de micros radiofónicos y boletines sobre salud, educación, derecho y comunicación para difundir esta celebración. La novedad es no sólo se retransmitieron en las 170 emisoras que integran la Red, sino que muchos fueron los medios que se solicitaron los materiales.

“Radios y diarios que no forman parte de la red llamaron pidiendo que les mandemos los micros y los boletines. Esto es un paso bastante importante porque anteriormente no se le daba tanta importancia a la situación de las distintas comunidades”, dijo Nuhém Bashé, comunicadora toba.

La idea de la Red no sólo es promover que las etnias se intercomuniquen entre sí, sino también lograr que los propios pobladores originarios sean los que construyan su comunicación e incidan en la agenda de los medios masivos.

Las actividades que se realizan en esta semana van desde encuentros académicos para pensar las nuevas formas de resistencia indígena, hasta los más coloridos encuentros con música y comida de cada etnia. Víctor Heredia estará cantando en el Interfluvio chaqueño, mientas que Ricaldo Vilca hará lo propio en Iruya, Salta.

“Con estas celebraciones se intenta mantener las prácticas ancestrales de los pueblos indígenas y hacer respetar nuestras diversas culturas, devolviéndoles el lugar que le es propio”, indicó Julio César Leiva, al tiempo que la comunidad kolla de San Isidro, Salta, advirtió que hay que tener cuidado en no caer en el error histórico de reconocer a los pueblos originarios “como monumentos del pasado”.

“Somos actores de un presente fuerte y de una vida proyectada al futuro, y estamos vivos pese al exterminio que vivieron nuestros antepasados y vivimos nosotros desde hace más de 500 años”.