http://www.voltairenet.org/article1...

El manual lleva el título sugestivo y sugerente de ¡Estafa al Perú! y acompasa a este reto la jaculatoria ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas! Fruto de una voluntad colectiva y combativa de expresar el asco que suscitan concesiones que son más bien regalos a empresas –LAP, Swissport- sin ningún pergamino, nacional o internacional, para hacerse cargo de aeropuertos –ni siquiera estacionamientos- lo ocurrido hace más de un lustro en Perú con su principal terminal aéreo el Jorge Chávez y hace pocos meses, con otros doce, constituye un genuino y aberrante robo al pueblo peruano.

El manual discurre por unas Palabras iniciales (a manera de prólogo); y tiene los siguientes capítulos: I Casanova-LAP: caimanes de un mismo pozo; II Cexport: historia de un calvario; III Camusso: vía crucis de una tienda; IV Señales de Alerta; V Terrenos: la madre del cordero; VI Desmanes de Alterra en Costa Rica; VII Café Britt: conflictos por todas partes; VIII Aeropuertos de provincias, cunde el mal ejemplo; IX Titulares, noticias recientes.

Si no hay reacciones, por intereses múltiples, negativos y positivos, quiénes sí se llevan las palmas vergonzosas e inversas, son los partidos políticos o los clubes electorales que pomposamente así suelen denominarse. ¡No han dicho nada orgánico y en el Congreso se han limitado a hacer fintas y maromas al gusto de quien procura no inquietar o agitar demasiado el cotarro político! En buen castellano, si hay un papel oprobioso en este intríngulis ¡ése es el protagonizado por las colectividades políticas! Las causas pueden ser muchas: debilidad organizativa, orfandad de ideas, mediocridad intelectual, ignorancia del tema aeroportuario y falta de preocupación en enterarse del mismo, claudicación por los intereses nacionales, anacronismo y desarticulación de ideas, masas y resabios movilizables. Nada de esto excusa su apabullante ineficacia. Las pandillas políticas destacan por su mudez cómplice.

Deviene inspirador recordar a Francis Bacon cuando escribe que la lectura hace al hombre completo. La conversación lo hace ágil. La escritura lo hace preciso. Y en un país en que lo sabido de puro sabido se olvida, es un hito denunciar con voz bronca delitos institucionales y silencios patoteros de grupos políticos y organizaciones no gubernamentales, muy buenas para buscar dólares, pero más buenas, aún, para sólo escoger temas no muy conflictivos con el sistema. Este es uno de ellos.

No debe descartarse, de ninguna manera, que arrecien las campañas de control de daños sobre lo precisado y revelado en este manual. No hay duda que el argumento ad hominem será el preferido por los facinerosos que no entienden que existan personas decentes en este país y, mucho menos, en el periodismo en que encuentran venales que rematan a precio de feria sus complicidades. Sin embargo reza la biblia: por sus obras les conocereis. Y a ella me remito.

Hay en este compendio el espíritu aguerrido, de combate perenne de muchas personas. A mí tocó la tarea organizativa de dar forma a los testimonios y de dar cuenta de cómo hay un Perú en plena pelea callejera y en los tribunales. ¿Serán capaces esos juecesitos, después de leer las barbaridades que ha protagonizado LAP, de darle razón porque no la tiene? ¿O es el dinero, el dólar más propiamente dicho, “argumento” irrefutable que cercena cualquier expresión de dignidad?

Debo agradecer a los artesanos, a los amigos numerosos, a los hombres y mujeres que han alentado esta compilación. Con sus generosos aportes y unos pocos de nuestra siempre alicaída economía, hemos logrado sufragar la impresión del texto de cuya responsabilidad integral me hago cargo con entereza y dedicación periodística como estandarte.

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.redvoltaire.net hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica