JPEG - 12.5 KB

Prototipos gráficos de armas futuristas que el consorcio militar estadounidenseLockheed Martin espera desarrollar y revolucionar.
___________________________________________________

Ya están destacados en el Golfo Pérsico los portaviones Dwight Eisenhower y John Stennis con buques de escolta, cuatros submarinos atómicos y dos decenas de cruceros. Más de 400 aviones embarcados y en aeródromos, incluidos los famosos Stealth, a los que se asignarían las misiones principales.

Entre los principales objetivos a batir figuran la fábrica de enriquecimiento de uranio en Natanza, el centro de investigaciones nucleares en Isfahan, la fábrica de producción de agua pesada en Arak, la central electronuclear de Bushire, bases aéreas y navales, puestos de defensa aérea, puestos de mando.

El pasado lunes, zarpó de San Diego con destino al Golfo Pérsico el portaviones nuclear Nimirtz que en la primera quincena de mayo relevará a Dwight Eisenhower.

A pesar de los indicios de los preparativos para ataque, descubiertos fundamentalmente por militares rusos, el inicio de las hostilidades el 6 de abril no es inevitable. Siquiera porque hasta ahora EEUU admitía la posibilidad de solución por vía negociada.

Desde luego que es posible obviar la guerra si Teherán aplica un enfoque distinto a su programa nuclear y somete a una revisión a fondo su política en el área, donde pretende erigirse poco menos que en guía de la civilización islámica. Pero esto podría ocurrir sólo en caso de que Mahmud Ahmadineyad y su equipo pierdan el poder.

En relación con ello se podría mencionar al ex presidente iraní Ali Akbar Hachemi Rafsandjani quien tiene depositado su dinero en bancos extranjeros. Aunque Rafsandjani perdió las últimas elecciones presidenciales a Ahmadineyad, pero obtuvo un espectacular éxito en las elecciones a la Asamblea de Expertos, órgano prestigioso investido de amplias competencias, incluyendo el relevo del líder religioso de Irán. En opinión de varios expertos, Rafsandjani bien puede plantear la necesidad de introducir cambios en la política nuclear e internacional de la nación.

Al propio tiempo, no se descarta que tras una reunión de turno del Consejo de Seguridad de la ONU que por tradición recrudecería las sanciones, EEUU a título unilateral imponga bloqueo a Irán. Entonces Irán podría dar pasos que Washington utilizaría como pretexto para lanzar la operación militar.

Hablando en rigor, de momento es justamente Irán el que no deja a EEUU ninguna oportunidad para evitar la guerra. El asunto no se limita tan sólo a sus ambiciones nucleares. Un factor sumamente irritante es una política marcadamente antisemita que Teherán practica en la región, desde las exhortaciones del actual presidente a "arrasar Israel" hasta una actitud marcadamente negativa hacia las negociaciones palestino-israelíes. Añádase a ello el apoyo político y financiero que presta a los grupos integristas en Oriente Próximo. Tal política está apuntada ante todo contra EEUU y sus intereses en la zona. Para Washington sería fatal subestimar las posibilidades de Irán que pretende ser superpotencia regional. Sería más fácil lisa y llanamente retirarse de la región, pero EEUU no lo hará jamás.

Y, por último, tampoco se descarta que las autoridades de Teherán estén pensando en asestar un golpe preventivo, una "Mordedura" preventiva por así decirlo. Esto significaría que todo un alud de rumores y filtraciones sobre la operación del 6 de abril dieron en el clavo.

Fuente
RIA Novosti (Rusia)

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDIRÁ OBLIGATORIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI