La violencia y la muerte de civiles aumenta vertiginosamente en Afganistán en el transcurso de este año y no a causa de las actividades guerreras de los Talibanes de tan mala reputación en Occidente por la prensa comercial sino a consecuencia de los bombardeos indiscriminados de la fuerzas estadounidenses y de sus principales aliados de la OTAN en la región (Reino Unido, Francia) entre otros.
A raíz de estos sucesos, funcionarios de las Naciones Unidas denunciaron ayer en Kabul, los bombardeos aéreos en el país y que según la ONU «están dañando la imagen que la población local tenía de las tropas extranjeras» e hizo un llamado a las fuerzas de esta Coalición a fin de evitar la muerte de inocentes.