Con descaro propio de sinverguenzas avezados, Jaime Daly Arbulú, gerente general de la empresita Lima Airport Partners, LAP, la concesionaria del Aeropuerto Jorge Chávez que ha endeudado al Perú con préstamos a bancos estadounidenses y alemanes por US$ 125 millones de dólares y ¡no ha invertido nada!, ha declarado: “La segunda pista es necesaria y se va a hacer, la pregunta para el Estado es cuándo se hace porque, si no el usuario va a pagar más”. Tome nota amable lector que vamos a refutar a este individuo.

Ha dicho también el susodicho que los costos de aterrizaje y despegue podrían duplicarse si no se construye la segunda pista.

Más aún Daly expresó (¡esta es la madre del cordero!) “su preocupación por el tiempo tan corto que el pleno del Congreso ha dado a la Comisión de Fiscalización para investigar la ejecución del contrato de la concesión del aeropuerto con LAP…..Estoy un poco preocupado por el tiempo pequeño que ha dado el pleno a la comisión, en 45 días uno no puede investigar casi nada…..Aseguró que en LAP están abiertos a cualquier investigación, lo que no quiere es que se investigue lo investigado porque eso cuesta tiempo y dinero……Explicó que la comisión investigó el contrato y las tres primeras enmiendas y recomendó que se haga la cuarta enmienda, que tiene una gran ventaja para el Estado peruano, pues podrá definir la fecha de entrega del terreno.”

¿Qué dice la IV Addenda “negociada” entre gallos y medianoche por un hampón que va a acabar con sus días en la cárcel? “En la modificación al numeral 5.6.2.1 se dice: El Concesionario está obligado a construir una segunda pista de aterrizaje de tal manera que ésta se encuentre terminada y lista para entrar en operación al final del décimo cuarto año de Vigencia de la Concesión o en cualquier caso, después de cinco (05) años desde la fecha en el que el Concedente entregue al Concesionario, en conjunto y en una sola oportunidad, el área requerida para la ampliación del Aeropuerto, de acuerdo a lo establecido en el numeral 5.23.

En el caso de que los avances tecnológicos existentes al momento en que deba iniciarse la construcción de la segunda pista hagan inútil, o parcialmente inútil, la construcción de la misma, el Concedente contando, previamente, con la opinión técnica de Ositran podrá modificar o sustituir la obligación del Concesionario de construir la segunda pista. Esta facultad es exclusiva del Concedente y deberá ser ejercida a más tardar al finalizar el noveno año de Vigencia de la Concesión”, p. 17 ¡Estafa al Perú! ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas! Herbert Mujica Rojas, mayo 2007, Palabras iniciales, http://www.voltairenet.org/article1....

Más aún, el desvergonzado Jaime Daly Arbulú, olvida dar cuenta a la prensa de “la parte resolutiva del documento No. 063-2006-CD-OSITRAN, firmado por el entonces ya renunciante (nov/2006), Alejandro Chang Chiang, quien se ha ganado, a pulso firme y dedicado, un monumento a la infamia por su servilismo ante la empresita Lima Airport Partners, concesionaria del Aeropuerto Jorge Chávez: “SE RESUELVE:

Artículo 1º.- Interpretar el Numeral 1.33 de la Cláusula Primera del Contrato de Concesión del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, remitida por Lima Airport Partners SRL, en el sentido siguiente:

La ejecución de las Mejoras del Período Remanente de vigencia de la concesión (Tabla 4 de la Propuesta Técnica), con excepción de la Segunda Pista de Aterrizaje a la que se refiere el numeral 5.6.1.1; que comprende las Mejoras Eventuales y Complementarias incluidas en la Propuesta Técnica de la empresa concesionaria, depende del volumen de tráfico, la demanda y otros criterios de desarrollo de infraestructura aeroportuaria indicados en el Anexo 19 del contrato de concesión. En consecuencia, la decisión del Concesionario respecto a la inversión relacionada a este tipo de Mejoras no debe considerarse como obligatoria. En tal sentido, cuando LAP decida ejecutar las Mejoras Complementarias, o cuando el volumen de tráfico u otros factores relevantes correspondientes generen la necesidad de realizar las Mejoras Eventuales; recién en ese momento ambos tipos de Mejoras serán consideradas como exigibles a LAP por parte del Estado, de acuerdo al Programa de Inversión contenido en la propuesta técnica.”, Ob. cit., pp. 27-28. ¿Y cómo el señor Daly no dijo nada de esto cuando Ositran, sospechosamente la exime de cumplir lo pactado según contingencias hechas a la medida para LAP? ¡Qué inmoralidad!

La empresita LAP cree que los contratos son prendas que se adecúan según sus particulares fases de desarrollo o involución. Algo así como ropa talla única, buenas para las ocasiones en que se puede exaccionar a un Estado pleno en miserables que conceden, siempre con jugosas coimas de por medio, y en absoluto y descarado asalto al país.

¡Por cierto, Jaime Daly Arbulú ni siquiera se atrevió a mencionar lo que algunos pacatos ya han bautizado como “addenda V” y que es otra andanada de reformas al contrato de concesión que LAP está solicitando a la ministra de Transportes, Verónica –la de los 5 millones de dólares- Zavala, que por largos meses eludió mencionar el tema y de hacerlo en voz alta como para que pasara desapercibido. Nótese que una firmita como LAP que sobrevalúa en US$ 300 mil cada una de las siete mangas que hay en el Jorge Chávez, para que cuesten US$ 900 mil, se “aprovecha” de la ignorancia que sobre este particular demuestra la ministra Zavala porque así lo dijo frente a una Comisión parlamentaria semanas atrás.

La verdad es otra. Daly Arbulú está desesperado porque el Congreso quiere conocer en detalle las trapisondas y complicidades que hay en las cuatro addendas que modifican completamente el contrato de concesión que hizo el Estado con LAP que fuera postora única y que no existía al momento de recibir el encargo del Estado peruano. Daly Arbulú no quiere que se descubran los abusos que LAP comete en su posición de dominio contra empresas peruanas en el Duty Free. Daly, por último, pretende cubrir con un dedo el sol infame del robo al Perú que es la concesión del Jorge Chávez a una firma irresponsable e insuficiente como es Lima Airport Partners.

Quiere Daly Arbulú que se olvide cómo él al mando de matones, en febrero del 2005, desalojaba a puntapiés a la empresa de los artesanos Cexport del Duty Free del Jorge Chávez. Pretende, el mismo individuo que se pase por alto, la discriminación de que ha hecho objeto a la firma argentífera Camusso porque hay otras empresas que no reúnen las calificaciones de la anterior pero él se ha encaprichado en proteger el monopolio.

Esta semana se pretende entregar los aeropuertos en que hay dependencias militares, Piura, Chiclayo y Pisco, y con mayor dinero para la concesionaria, en este caso Swissport o Aeropuertos del Perú que repite el esquema viciado que se hizo con el Jorge Chávez. Es decir, a vista y paciencia del Congreso, de la sociedad peruana, de los partidos políticos, de los medios de prensa, se incurre bobamente en el mismo yerro. Y hay desvergonzados como cierto gerentito que pretenden que el resto de peruanos son tan ignorantes y caraduras como él!

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.redvoltaire.net hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica