Nuestra preocupación es de múltiple y compleja dimensión cuando pensamos sobre la afectación integral que en el mediano y largo plazo ocasionarían los Proyectos de Puertos y Represas Multipropósito alrededor de la SNSM, Corazón del Mundo y Madre de nuestros pueblos. Esta situación hace imperioso el cuarto de hora para escribir en el espacio colectivo del pensamiento y el espíritu humano, que intuya allí una operación de alta cirugía pedagógica cuyo efecto, produzca el antídoto para enmendar errores de interpretación y comprensión al contexto de nuestro posicionamiento frente a proyectos en proceso y espectros afines que acechan.

Se entiende que nuestro pensamiento cultural no contempla manejo de criterios de “oposición” ni acepta el uso al concepto de ser la parte “contra” del proyecto y sus fines, desaciertos éstos que más se difunde y engolosina el ambiente especulativo del entorno regional.

Para entrar en materia, sabemos que al observar un río vemos que por lógica natural tiene dos orillas que lo determinan como tal; quizás, un derecha y una izquierda; no obstante, pensamos que las dos orillas no están en oposición ni en contra entre sí, aunque conserven distancia y dirección espacial; pues en contexto tan solo evidencian la razón de ser del caudal individual presente en el tiempo, cuya bondad en corriente atrae la generosidad atractiva de la travesía y las travesuras razonadas del otro individuo para su beneficio y usufructo.

Entonces al identificar con precisión las dos orillas del río y ver que el ámbito del caudal es una arteria de vital importancia en la subsistencia natural, sencillamente refleja el más elemental ejercicio de razonamiento humano en una realidad lógica con límites indiscutibles y punto.

Si en un extremado caso ocurre que la ignorancia humana o la ceguera intelectual, no permite distinguir con claridad las dos orillas ni el caudal del río, entonces sí estaríamos en riesgo de caer al otro río de la estupidez y la miopía sin fronteras.

El ejemplo hídrico que induce la enseñanza del río imaginario permitirá, seguramente, entender mejor el asunto Multipropósito y sus afines, que por cierto huele más a conflictos de pensamiento y conceptos que el propio desacuerdo físico planteado en escena pública.

Correo de contacto:[email protected]