(Ciudad de México).- Con el sugerente título ¡Estafa al Perú! ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas!, el periodista peruano Herbert Mujica Rojas, colaborador de la Red Voltaire y de muchos otros espacios periodísticos, presenta los resultados de una minuciosa y valiente investigación que demuestra cómo poderosos grupos coludidos con altos funcionarios se apoderaron de la principal terminal aérea de Perú: el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, en Lima.

Sostiene que las concesiones gubernamentales fueron más bien regalos a empresas como LAP (Lima Airport Partners) y Swissport, que no tenían “ningún pergamino, nacional o internacional, para hacerse cargo de aeropuertos, ni siquiera estacionamientos…”, lo cual “constituye un genuino y aberrante robo al pueblo peruano”.

Esas empresas de dudosos orígenes, pues LAP no existía como tal al momento de la concesión, han participado de millonario festín con el patrimonio del Perú y han burlado hasta los mismos contratos que firmaron, con la complicidad de altos funcionarios del Ejecutivo y el silencio de la gran prensa.

Esa red de complicidades se remonta al gobierno fujimontesinista y sobrevive a Paniagua, Toledo y García, a pesar de las escandalosas irregularidades evidenciadas en el hecho de que el ex ministro de Economía, Javier Silva Ruetes llegó a decir que la empresa iba a invertir US$ 1,400 millones de dólares que nunca llegaron y por el contrario, mediante una adenda propuesta por Lima Airport Partners hay una deuda de 125 millones de dólares con bancos norteamericanos y alemanes, que nadie sabe si se están pagando, pero que si no la paga LAP la va a tener que asumir el pueblo peruano. Los anteriores son sólo algunos de los datos que se proporcionan en ¡Estafa al Perú!, cuyo tema fundamental, como ha señalado el propio Mujica, “es cómo traicionar al país legalmente”, por parte de quienes lo gobiernan.

Subraya: “Tal parece que los derechos humanos de millones de peruanos a quienes se enajena su primer Terminal aéreo no están dentro del menú de las preocupaciones cotidianas de ningún grupo en particular ni en general. Sin embargo ¿qué debe hacerse en los países, cuando, vía monstruosas maquinarias de propaganda y engaño, desde el mismo Estado, el concesionario(s) y los medios de comunicación, se impulsan fraudes como el habido contra el Perú a través de la empresita Lima Airport Partners (LAP) desde hace más de un lustro?”.

Por desgracia, en estos tiempos de internacionalización, la problemática que describe el libro de Mujica es una realidad vivida por muchos ciudadanos de países tan diferentes como Estados Unidos, España y las naciones de América Latina. Sea en el primer mundo o en el “tercero”, la gente del pueblo, carente de privilegios, ve violados sus derechos y saqueados los recursos públicos por el afán de lucro de poderosas mafias empresariales.

En Estados Unidos, Bush ha abusado sin medida, llevando la corrupción y el militarismo a niveles increíbles, incluyendo la guerra de Irak, que destruyó a ese país en beneficio de las empresas petroleras y que le robó la paz también a Inglaterra y a España por el contubernio de Blair y de Aznar con EEUU. En muchas latitudes son comunes los megafraudes, operados desde el poder, o incluso para llegar a él.

Curiosamente, mientras en Perú Mujica difunde su investigación, que coincide con la intención del Congreso del Perú para investigar minuciosamente el contrato de concesión de dicho aeropuerto; en México, Andrés Manuel López Obrador, verdadero ganador de las elecciones presidenciales del año pasado, está difundiendo un libro que, hasta con un título similar, aborda el fenómeno del expolio de lo público, hasta de las instituciones, en aras de los intereses privados. El libro de Obrador se llama La mafia nos robó la presidencia y explica cómo una conocida mafia de políticos y empresarios derechistas, incluyendo los de los medios masivos de comunicación, vinculados todos ellos a intereses transnacionales, perpetraron la guerra sucia, el fraude y la imposición contra el pueblo de México, imposición que ha producido el gobierno ilegítimo de Felipe Calderón, Fecal.

En sus artículos, de los cuales muchos ha dedicado al expolio del Jorge Chávez, Mujica suele explorar las dimensiones políticas e ideológicas de lo cotidiano, como hace en ¡Estafa al Perú!, donde reúne numerosos testimonios personales y documentos que dan como resultado un minucioso trabajo de más de 350 páginas que ha sido posible gracias a la inmersión total del autor en el tema de investigación.

Defensor de la justicia social y de la libertad de pensamiento, muchas veces Mujica ha sido agredido y perseguido por personajes y grupos del poder económico, gubernamental o religioso, como podría suceder con ¡Estafa al Perú!.

Estafa al Perú se puede leer en versión PDF en la Red Voltaire: www.voltairenet.org/article1... y es, como dice su autor, un manual de combate. ¡No hay duda de aquello!