“La elección de Machu Picchu es una señal al mundo de que los peruanos estamos unidos, somos un país en paz, un país con futuro. Machu Picchu ese ese ícono que muestra las grandezas de nuestros antepasados y que se proyectan al futuro”, indicó la ministra de Comercio Exterior, Mercedes Aráoz, en entrevista con medios locales. ¿No se habrá dado cuenta aquella funcionaria del innumerable conflicto social multiplicado que vive el país de norte a sur y de este a oeste? Debe ser un problema viajar de turismo burocrático a Gringolandia con tanta frecuencia, porque hace perder la visión interna de un país con pólvora en muchos de sus importantes recovecos.

El Santuario Histórico Machu Picchu resultó elegido como una de las Siete Nuevas Maravillas del mundo moderno, según la distinción acordada por la fundación New 7 Wonder y que incluyó la votación vía correo electrónico. Para la ministra Aráoz “muchas personas alrededor del mundo tienen un motivo más para visitar nuestra ciudadela inca y eso significará la llegada de más turistas y, por tanto, un mayor dinamismo en nuestra economía”. O sea, en palabras de la sabia burócrata de rostro bello, las ruinas preíncas, destacadas como “maravilla del mundo moderno” (nótese el contrasentido aberrante), a partir de hoy, existe un motivo más para pasear por la zona. ¿Necesitó, demanda o requiere de New 7 Wonder, Machu Picchu?

“Los turistas extranjeros que llegan a nuestro país no sólo visitan el Cusco sino que aprovechan su estadía para conocer otros atractivos interesantes, que tienen los circuitos turísticos del norte y sur del país. Tenemos que sentirnos orgullosos porque además de Machu Picchu, tenemos Chan Chan; una selva amazónica maravillosa, entre otros lugares turísticos….. Estamos trabajando para proyectarnos al mundo y mostrar a nuestros visitantes que podemos explotar turísticamente y de manera sustentable y sostenida nuestros atractivos”, dijo la Aráoz.

¿No parecen perogrulladas bastante vulgares las dichas por la ministra? De repente pretendió demostrar su caudaloso conocimiento del Perú y se olvidó de Puno, dejó de mencionar más allá de La Libertad y declinó lo referido a Cajamarca, Amazonas; obliterando el centro del país y el resto de la nación. ¿Puede parecer raro eso? ¿no fue la ministra Aráoz, la que en infeliz expresión dijo, meses atrás, que todo cuanto se refiera a la honra de los mártires de la guerra de Chile contra Perú, el recuerdo de esa parte de nuestra historia, son asuntos superados? Por tanto, parece normal que su coherencia dictamine o mencione sólo lo que sus escritores fantasmas ponen al alcance de su miope visión nacional.

Nótese que para la señorita de marras, la “explotación” comercial tiene una forma de cohonestarse con lenguaje resobado que recuerda a las organizaciones de nuevos gángsteres: “turísticamente y de manera sustentable y sostenida”. ¿Y quién o quiénes están detrás de estas campañas tan llenas de neón, paparruchas en forma de notas de prensa y fotos al por mayor? ¿será extraño que, por pura casualidad, por esas cosas del acaso, advengan en breve, empresas de formato a prolongar sus explotaciones, concesiones graciosas, con mayor ahínco al Cusco? ¿nadie sabe para quién trabaja? Ocurre que aquí hay no sólo el puro enunciado so pretexto de las ruinas o del pasado, hay la consabida fábrica de necesidades que es la mercadotecnia fenicia que gobierna el mundo entero. En Perú una de sus gonfaloneras más importantes es ¡qué duda cabe!, es sin saberlo (podría ser cierto) ¿o gratificada?, la ministra calabaza, cuya incontinencia verbal tiene todos los caracteres de un mal generalizado en el gabinete del presidente García.

En días que vienen Aráoz viajará a Gringolandia y tal parece que también lo hará la de Trabajo, Susana Pinilla. Ambas tendrán el encargo de morigerar las majaderías demócratas de mayores exigencias para la aprobación del TLC con Estados Unidos. Propongo que el gabinete entero se traslade a Estados Unidos y se quede por allá largos años. Entonces se darán cuenta que no todos son tan estúpidos para tragarse los sapos que a diario emiten procurando disimular la profunda y oprobiosa capacidad de servilismo de que dan cuenta a diario con la potencia del norte. ¡Total, un TLC bien vale un futuro diferente! Y hasta la calabaza se da cuenta. ¿O no?

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.redvoltaire.net hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica