Hasta el más simple abogadito sabe que hablar demasiado es porque se tiene los dientes muy zafados de su sitio, incontinencia verbal o representa adelanto de juicio que, a la postre, invalida posturas o cohonesta traiciones. Si Perú aún no ha demandado a Chile ante la Corte Internacional de La Haya, aunque el presidente García anticipó esta acción, reiteramos no acometida por el momento, ¿cómo es que el primer ministro se da el lujo de expresar su satisfacción por la “respuesta apropiada” dada por los del sur?

¿Candidez o estupidez?

Digamos que, para ser generosos y directos, nuestros políticos son de muy bajo nivel intelectual cuanto que estratégico histórico o cultural. No diferencian un límite terrestre de un piano de cola; tampoco entienden la validez que hay que defender de un tratado internacional que establece soberanía restringida en Arica como el firmado por Perú y Chile el 3 de junio de 1929, junto a su inseparable Protocolo Complementario. Por tanto, pedirles juicio y sabiduría, deviene en un ejercicio ¡imposible! Se explicaría así la imprudencia del jefe del gabinete que prueba ¡una vez más! que en este terreno tiene que practicar ¡la mudez más absoluta! Si no quiere continuar haciendo el ridículo y clown gratuito para los australes.

¿Candidez o estupidez?

También cabe, en severísimo juicio auto-crítico, que esté desvariando y no me dé cuenta, como no lo hace la prensa y los miedos de comunicación, que se están dando señales de humo ultra-amistosas o interesadas en perpetuar una claudicación espiritual y fenicia de las cuales ya hay muchos testimonios. Por ejemplo, lo ocurrido hace pocas horas con el lenguaraz primer ministro. Y con el nombramiento de una comisión encargada de trabajar el tema de delimitación marítima con Chile pero regalada a, por lo menos tres estudios jurídicos (uno de ellos con trabazón inocultable a San Dionisio Romero Seminario, socio de Ricardo Claro, el más grande armador y dueño de puertos de Chile) y también obsequiada a organizaciones de nuevos gángsteres que por dólares ¡hacen cualquier cosa! A todos los integrantes de esta gavilla une su fanatismo porque Perú adhiera a la Convención del Mar que colisiona con el Art. 54 de la Constitución y que significa una aviesa y muy cobarde traición a la patria. Hasta donde se sabe una de las promesas del ayer candidato Alan García Pérez, fue la de defender el Mar de Grau y el repudio absoluto de la Convemar. ¿Qué, no supo el jefe de Estado el contrabando de que es objeto?

¿Candidez o estupidez?

¿No sabe el mandatario García que en esa comisioncilla hay tres ex cancilleres especialistas, el uno en condecorar a ministros chilenos de Relaciones Exteriores; el otro, en cuartitos azules y en hacer fusilar avioneros hijos del pueblo; y el de más allá, timorato lector de menúes en francés y, por tanto, excelente probador de comida internacional? ¿A esos mequetrefes ha encargado lo que NUNCA han hecho, defender al Perú?

¿Candidez o estupidez?

Hasta hoy, ningún político o diplomático, ha preguntado o cuestionado severamente por causa de qué el gobierno del Perú impugnó el brulote televisivo chileno mal llamado “Epopeya”, cuando éste se pasó de todas maneras, auroleado de una propaganda gratuita generada por la imprudencia o habilidad del embajador Hugo Otero Lanzarotti, en meses pasados en Santiago.

¿Candidez o estupidez?

¿No se dan cuenta nuestros políticos, diplomáticos o intelectuales (brillantes por su cómoda ausencia de siempre) que el tema no discurre única o exclusivamente por esos carriles de buenos vinos, brindis al por mayor y fría como letal argumentación? ¿Y cómo se involucra al pueblo peruano en un acápite que le corresponde saber y defender militantemente? ¿O es que seguirá siendo el convidado de piedra y personaje central de todos los discursos, pero ausente sempiterno en nombre de quien se toman decisiones, las más de las veces, en su contra? ¡Qué disparate!

No sólo los canes necesitan de bozales. Harían bien en averiguar por estos adminículos no pocos de los políticos nuestros de cada día.

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.redvoltaire.net hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica