Canal N se ha encargado, desde hace 48 horas, de recordar cuanto dijo, poco más de un año, el entonces candidato a la presidencia, Alan García Pérez, sobre los “services”, es decir, sobre esa gavilla de hampones intermediarios con el mercado y que fletan el irrespeto a los derechos laborales, esquilman el sueldo de los “beneficiados” y cohonestan la violación de todos los pactos internacionales firmados por Perú en cuanto a los trabajadores. Dijo García que había que eliminarlos. Y la ministra de rostro bello y cerebro fantasmal, Mercedes Aráoz, se dio el lujo de sostener todo lo contrario sin que el jefe de Estado reivindicara su versión de campaña.

Ante los continuos accidentes en las carreteras que han cercenado vidas y provocado dolorosas tragedias, el mandatario sostuvo que debía meterse entre rejas a los dueños de esas empresas de transportes. Es evidente que el crimen por necedad y por dolo en cualquier tipo de servicios, debe merecer todo el peso de la ley para sancionar esta clase de desmanes. Sería interesante, entonces, comparar si lo que es una falta gravísima contra la salud y la vida de los peruanos, se refiere sólo a conflictos de tránsito o también puede entenderse como crímenes aquellos que se cometen cuando se ofrece algo y, una vez en el gobierno, que no en el poder, se hace otra cosa.

¿Por causa de qué el mandatario no ha corregido a la ministra Aráoz cuando le enmendó la plana en el acápite “services”? De repente está muy ocupado, pero éste es un asunto sensible que hizo presencia patética no ha mucho cuando los líos en la mina Casapalca cuyo irrespeto por el Estado, gobierno y políticos, fue demostración genuina de cómo unos empresarios se sienten caporales y dueños de la vida del resto de personas. Y que lo diga la otra ministra viajera, Susana Pinilla. Por alguna razón inextricable, se otorga a las damas, una capacidad de convencimiento en Washington, de legiferantes que no diferencian sexos cuando se trata de establecer la política de Estado de Gringolandia.

Si concedemos lo que a simple vista parece un hecho: las mentiras políticas o demagógicas, también son un crimen, un robo, una violación a los derechos sociales y humanos de los peruanos, hay que apoyar al presidente de la república para que se meta en la cárcel, al igual que a los dueños de empresas de transportes, también, a los políticos. De repente, como casi el 98% de estos especímenes sólo sabe mentir, los establecimientos penitenciarios quedan cortos o insuficientes para alojarles. Entonces, hay que demandar que el Congreso apruebe partidas extraordinarias para la construcción de unos diez o quince más con el propósito de una política penitenciaria descentralizada, es decir, que los políticos mentirosos, sean metidos en chirona en todo el país.

¿Locura? No del todo. La gente no tiene fe en los políticos porque estos han aprendido a mentir sistemáticamente. Discursean en blanco para aplicar el negro de sus almas cuando advienen a la cosa pública. Como la política para ellos es vil negociado culpable, no parece notable, para nada, la comisión de esta clase de crímenes, sin embargo, como pareciera dudoso que el Establo se pusiese la soga al cuello, el pueblo sí puede, vía iniciativa legislativa, es decir, con la firma de 5 mil ciudadanos, demandar que esta propuesta integre la agenda de discusión. Y el día de la polémica ¡vamos a ver si los legisladores se atreven a desafiar al pueblo que por cientos de miles debe rodear el Establo y cautelar la rectitud de sus comportamientos! La ucronía puede marcar ¡qué duda cabe! el renacimiento del ejercicio político en Perú.

Decía Winston Churchill que cuando un súbdito británico nacía, vivía, se reproducía pero NO hacía nada para que las cosas cambiaran, entonces, era un ladrón de su tiempo. Y aquí podríamos repetir, casi al pie de la letra, cuanto anunció el célebre ex primer ministro de la II guerra. ¡Y a la cárcel, todo Cristo!

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.redvoltaire.net hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica