Red Voltaire

Rusia inicia la fabricación en serie del nuevo misil con base en mar

Ha entrado en una nueva etapa el proyecto de desarrollo del arma nuclear estratégica rusa con base en mar.

| Moscú (Rusia)
+
JPEG - 18.1 KB

El Comandante de la Armada rusa, el almirante Vladímir Masorin, anunció sobre la fabricación en serie del misil estratégico Bulava-M (SS-NX-30, según la clasificación de la OTAN), con el que se dotarán los submarinos estratégicos proyecto 955 clase Borei. En el momento actual en los astilleros de Severodvinsk en la provincia de Arjánguelsk continúan las obras de construcción de tres submarinos portamisiles de la mencionada clase ("Yuri Dolgoruki", "Vladímir Monomaj" y "Alexandr Nevski").

El pasado mes de abril fue botado el submarino "Yuri Dolgoruki" capaz de portar 12 misiles SS-NX-30. Asistieron al acto solemne funcionarios públicos de alto rango, incluido el primer vicepresidente del Gobierno, Serguei Ivanov, responsable de la industria de Guerra.

En honor a la verdad, se presentaron determinados dificultades con la creación de los misiles para submarinos proyecto 955. Al principio la tarea de desarrollar el cohete D-19M "Bark" fue encomendada al centro de ingeniería coheteril de Miass. Pero al cabo de poco se aclaró que los constructores infringieron las normas preestablecidas en cuanto a las dimensiones del misil por lo que se tuvo que modificar el submarino nuclear. Además, las pruebas realizadas revelaron la presencia de otros defectos. A consecuencia, en 1998 el proyecto fue cerrado.

La tarea de continuar con los trabajos en este terreno fue encomendada al Instituto de Termotecnia de Moscú (ITM) que creó el sistema misilístico RS-12M2 "Topol-M" (SS-27). El misil lanzado desde submarinos y desarrollado por el ITM fue bautizado como "Bulava-M".

Pero en caso de este artefacto no todo marchaba como una seda. De las seis pruebas realizadas, cuatro resultaron fallidas. Según el Comandante de la Armada, el último lanzamiento, efectuado a finales de julio, se coronó de éxito, mientras los expertos independientes calificaron de "mediocre" la prueba. Los expertos informaron de que de las tres ojivas, instaladas en el misil, una cabeza simplemente no alcanzó el polígono. El jefe de la Agencia Espacial Rusa, Anatoli Pérminov, responsable de la dotación del Ejército con los misiles estratégicos, afirmaba que había que llevar a cabo de 12 a 14 lanzamientos de prueba antes de que el misil entrara en servicio operacional. Pérminov alegaba el proyecto norteamericano "Trident II" en el marco del cual se efectuaron 19 lanzamientos desde tierra y otros 9 desde mar.

El año en curso se realizarán dos lanzamientos de prueba de "Bulava" y el proceso de ensayos quedará ultimado en 2008, adelantó el almirante Masorin. Una de las pruebas se efectuará para verificar el alcance máximo del misil.

Según los artículos publicados en la prensa occidental, "Bulava", de propelente sólido y tres etapas, es uno de los misiles más ligeros de su modelo. Pesa 30 toneladas y inicialmente tenía el nombre de "Bulava-30". Su alcance es de 8.000 kilómetros. El número de cargas nucleares que porta varía de 4 a 10. Algunos expertos consideran de exagerada la cifra 10, pues un misil tan ligero no puede portar una carga de combate tan grande. Otros especialistas dicen que el nivel que han alcanzado en su desarrollo las tecnologías nucleares y composites, hacen posible crear cabezas nucleares de pequeñas dimensiones sin perjuicio a su capacidad combativa.

Según parece, "Bulava" se adoptaría en versión de 10 cabezas. De lo contrario, sus prestaciones combativas dejarían mucho que desear. Los submarinos clase "Borei", incluido el sumergible "Yuri Dolgoruki", están concebidos para portar hasta 12 misiles cada uno. Pero los submarinos del mismo proyecto "Vladimir Monomaj" y "Alexandr Nevski" ya llevarán a bordo hasta 16 misiles cada uno. Si los planes cuajan en realidad, tres nuevos submarinos estratégicos portarían 44 misiles "Bulava" provistos de 440 cabezas nucleares. Se trata de una contribución suficiente a la tarea de disuasión estratégica nuclear, planteada en la Doctrina Militar de Rusia.

Las pruebas de "Bulava", sus parámetros, datos telemétricos y otras características se consideran como secreto de Estado. Mientras conforme al Tratado START-1, EEUU recibe de primera mano los datos telemétricos sobre el vuelo de misiles y sus principales características operacionales. Resulta que es un secreto que no deben conocer sólo nuestros militares y constructores, así como los contribuyentes rusos que aportan el dinero para el desarrollo del sistema misilístico. ¿Cómo se explica este fenómeno?

Hay motivos para afirmar que el velo de secretismo que cubre los trabajos en torno a "Bulava", "Yuri Dolgoruki" y otros submarinos del mismo proyecto es producto de ambiciones políticas de algunos funcionarios públicos rusos de alto rango. Hace tiempo prometieron que a finales de 2008 la Armada sería equipada con un submarino dotado de misiles de novísimo modelo capaz de vulnerar los sistemas de defensa antibalística tanto operativos como en fase de desarrollo. De incumplir la palabra dada a este respecto, los aspirantes a cargos públicos máximos verían seriamente deteriorada su imagen pública. Por eso se empeñan en organizar la producción en serie del misil "Bulava", aun no puesto a punto, volviendo a prometer que la Armada adoptaría el nuevo submarino junto con el nuevo misil estratégico.

En honor a la verdad, de las declaraciones del almirante Masorin se desprende que se prevé fabricar en serie no el misil íntegro sino que las unidades y etapas del mismo que demostraron su elevada confiabilidad. Una vez terminadas las pruebas oficiales de "Bulava-M", las mencionadas unidades y etapas servirán de base para la fabricación de misiles que serían instalados en los submarinos "Dolgoruki", "Monomaj", "Nevski" y "Dmitri Donskoi".

Importa señalar que "Dmitri Donskoi", submarino estratégico lanzamisiles pesado proyecto 941 clase "Akula" ("Typhoon", según la clasificación de la OTAN) también portaría "Bulava-M", después de que terminen las pruebas del mismo. A diferencia del proyecto 955, "Akula" contará con 20 lanzadores de misiles lo que permitiría aumentar en 200 cabezas el arsenal ruso de disuasión nuclear marítima.

El proyecto prosperará, siempre y cuando "Bulava" no caiga víctima de juegos políticos.

Fuente
RIA Novosti (Rusia)

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.