JPEG - 10.8 KB

Si más pruebas necesitáramos de como los medios (particularmente en Venezuela) están operando como partidos políticos, y de como además son capaces de generar una “realidad” adecuada a sus propios intereses, basta con realizar una evaluación del tratamiento que los medios opositores han dado y siguen dando al caso del maletín repleto de dólares que un empresario de origen venezolano residenciado en Miami, intentara introducir en la República Argentina sin declararlos.

Desde el mismo origen, la noticia del “maletinazo” intentó ser utilizada como una herramienta de descalificación del gobierno venezolano. La rapidez para asociar el hecho a la llegada del presidente Chávez a Argentina (se pretendió que el hombre del maletín pertenecía a su comitiva, aún siendo evidente que la detención de los dólares sucedió dos días antes de la llegada oficial y fue silenciada durante ese lapso por causas desconocidas) o el ocultamiento de cuan habitual es el uso de “colitas” (aventones, auto-stop, etc) en aviones oficiales o semi-oficiales cuando existen “relaciones” a alto nivel, para así poder presentar el caso como de origen político y no como asociado a la corrupción institucional (que es mucho más cultural que política); son algunos factores demostrativos de esa intención de los medios.

Aún hoy, la persistencia de esta noticia en la prensa y en la televisión venezolanas, llega a la “degradación de las fuentes”, ya que para mantener en Venezuela “inflada y vigente” esta noticia, los medios nacionales utilizaron y están utilizando como origen lo mas sensacionalista y amarillista de la prensa argentina. Incluido un “seguimiento” artificial de los hechos (que no se realiza en el caso de otro tipo de sucesos de mayor trascendencia) que va desde la presentación reiterada de las negativas de la seguridad del condominio en Miami (residencia del protagonista del “maletinazo”) a permitir el acceso a la prensa –al mejor estilo de las diariamente inventadas noticias de la farándula- hasta la repetición abrumadora de los más mínimos detalles legales del proceso jurídico que se está desarrollando en Argentina. Todo en aras de seguir alimentando la vigencia del hecho en cuestión.

La desmesurada importancia que los medios opositores le están dando a este caso (algún periodista opositor de televisión lo ha calificado como “factor desestabilizador” para el gobierno venezolano) nos lleva a sospechar que se ha convertido en una herramienta más para seguir alimentando la matriz de opinión internacional contraria al gobierno bolivariano. Asimismo, permite a estos medios desviar la atención de otras noticias importantes relacionadas al gobierno, por ejemplo la facilitación del presidente Chávez en el conflicto colombiano, apoyada por el propio presidente Uribe, y la posibilidad de que esta facilitación permita una apertura en ese proceso.

En definitiva, una vez más podemos constatar como el sistema “informativo” en nuestra sociedad esta funcionando como factor de adoctrinamiento y control.