Red Voltaire

Petroleras extranjeras quieren volver a Venezuela de la mano de Rusia

Por lo visto, los empresarios y negociantes rusos son muy concientes de las ventajas que suponen las relaciones especiales que existen entre Moscú y Caracas porque hubo lleno total en la primera sesión del Consejo de Empresarios Rusia-Venezuela celebrada esta semana en la capital rusa.

+
JPEG - 11.4 KB

La creación del consejo empresarial bilateral fue una iniciativa promovida en conversaciones entre el presidente ruso, Vladímir Putin y su colega venezolano, Hugo Chávez el pasado mes de julio en Moscú. Para relevar la importancia del encuentro empresarial, la delegación del país latinoamericano estuvo encabezada por Jorge Rodríguez, vicepresidente del Ejecutivo de Venezuela.

Las relaciones ruso-venezolanas se desarrollan con una dinámica especial desde 2004 tras la firma de una serie de documentos bilaterales relacionados con la cooperación económica. Para desarrollar esa cooperación las empresas rusas en Venezuela adquirieron un estatuto de gestión preferencial. "De acuerdo a la legislación venezolana los contratos o convenios suscritos en el marco del acuerdo de cooperación están exentos de licitaciones y se desarrollarán en condiciones preferenciales", explicó en el foro el diputado ruso Vladimir Semago, elegido vicepresidente del Consejo Empresarial Rusia- Venezuela.

El régimen preferencial se traduce no sólo en la exoneración de concursos o licitaciones, sino también en una reducción considerable de los procesos burocráticos relacionados con la administración y gestión de las empresas extranjeras en Venezuela. Félix Rodríguez, presidente de la empresa nacional de Petróleo de Venezuela PDVSA explicó en el foro que las actividades de las empresas privadas extranjeras en Venezuela están sometidas a una legislación especial. Pero precisó que las empresas rusas, incluso privadas que desarrollen proyectos en el marco del tratado de cooperación económica están supeditadas a otros procedimientos legales y de gestión, "substancialmente más eficaces y rápidos".

Siguiendo las huellas de la petrolera privada rusa Lukoil, la sociedad ruso-británica TNK- BP (Empresa de Petróleos de Tiumen-British Petroleum) decidió aprovechar el estatuto preferencial de las empresas rusas para operar en el mercado venezolano. La participación de la subsidiaria británica con la empresa rusa (TNK-BP), al mismo tiempo, podrá mejorar la situación de BP en Venezuela cuyos intereses quedaron afectados tras la nacionalización del sector petrolero en el país latinoamericano. Observadores estiman que el retorno de las compañías extranjeras a Venezuela mediante las empresas rusas en poco tiempo será una práctica común.

Según el diario moscovita "Kommersant" TNK-BP tiene planes de crear una empresa mixta con la estatal venezolana PDVSA.

Los planes de TNK-PB en Venezuela se ventilaron ya en julio pasado durante la visita de Chávez a Moscú, probablemente en el marco de un encuentro privado que sostuvo el mandatario venezolano con diplomáticos y empresarios rusos, indicó el rotativo.

Fuentes del mismo diario también informaron de una carta del presidente de TNK-BP, Guerman Khan remitida al actual ministro interino ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, en la que pidió la mediación de la cancillería para facilitar el ingreso de la petrolera ruso-británica al mercado venezolano.

Según expertos del sector energético ruso, el régimen preferencial que gozará TNK-BP permitirá al consorcio británico recuperar parte de las pérdidas sufridas en el país latinoamericano. A diferencia de las petroleras estadounidenses, BP continúa operando en el sector petrolero venezolano de una forma limitada.

Tras la nacionalización del sector petrolero en 2006, PB suscribió un nuevo acuerdo con el Gobierno venezolano aunque perdió parte de sus activos energéticos en ese país.

El notable desarrollo del sector petrolero ruso permite suponer que no sólo la TNK-BP será la única empresa que permitirá a las compañías extranjeras energéticas volver o penetrar en mercado venezolano de hidrocarburos, subrayaron analistas.

La petrolera privada rusa Lukoil continúa desarrollando su gestión económica en Venezuela a pesar de que un 20 % de sus activos pertenecen a la estadounidense ConocoPhillips, que entre otras cosas, renunció de continuar sus actividades en el sector energético del país latinoamericano.

Fuente: Publicado en el periódico Kommersant el 19 de septiembre de 2007. Se reproduce en versión abreviada.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.