Con el título de tapa “La FELAP no sólo opina, HACE”, la publicación de 40 páginas tamaño carta a todo color, recorrió la amplia agenda de actividades desarrollada por la organización durante los últimos cuatro años, así como las posturas públicas asumidas por los periodistas que integran su conducción respecto a temas profesionales, gremiales y de salud de los periodistas de la región.

“En todos estos años, en la lucha de ideas por un periodismo y un mundo mejor, la FELAP ha dado un gran salto de calidad: no tan sólo en las denuncias, sino, fundamentalmente, en el plano organizativo. Planteándose –y lográndolo en gran medida- recorrer en distintas instancias diversos países para aportar al debate y recuperar y estrechar relaciones con profesionales de la prensa y con organizaciones sociales, políticas, y culturales. Además de seguir intentando, con altos y bajos, afianzar vínculos en el campo académico. Cuestión insoslayable en cuando a prioridades en procura de un mayor desarrollo teórico, científico y técnico de la FELAP”, remarcó en un tramo de la nota “Haciendo memoria y construyendo el futuro”.

El valor de la política de comunicación desarrollada por la FELAP quedó demostrada al sostener: “Si algo han pretendido los dueños del dinero y las comunicación es hacernos invisibles. En estos cuatro años, nuestros boletines, nuestras publicaciones especiales, nuestros libros, nuestras agencias de noticias, nuestras campañas de afiches callejeros, nuestros programas de radio, nuestra red de videos y nuestra inquebrantable decisión de saltar todo cerco informativo, nos ha permitido demostrar que existimos”.

La principal organización de periodistas de la región, también señaló que: “De un lado de la comunicación estamos los que peleamos por un mundo mejor, del otro lado: los que han hecho este mundo injusto, explotador, inhumano y alienante. Ampliar nuestras filas es un imperativo, por sobre cualquier tipo de veleidades profesionales. La comunicación es un derecho de todos. Todos somos comunicadores”.

Las nuevas generaciones, especialmente la de los más jóvenes, tuvieron un espacio destacado ya que “durante los últimos cuatro años, tanto en la reflexión como en los hechos concretos, la FELAP, abrió el debate procurando la participación de los jóvenes. La tarea de convocatoria es permanente y la respuesta también. La FELAP está convencida de que la juventud es la garantía de la continuidad del proyecto histórico. Los hechos nos dan la razón”.

En esa línea, también recordó que “1.500 estudiantes de periodismo y comunicación pasaron a capacitarse en estos cuatro años por el Instituto Internacional de periodismo José Martí de Cuba, por el Centro de Capacitación de la UTPBA de Argentina y por el Colegio de Periodistas de República Dominicana”.

Otro de los ejes abordados en la publicación es el de las agresiones a los periodistas, donde enfatizó que “frente al recrudecimiento de las agresiones y asesinatos de periodistas –muy especialmente en México- la Comisión de Investigación de Atentados contra Periodistas (CIAP), ha denunciado cada uno de los hechos aberrantes y exigido, caso por caso a los gobiernos y a los sistemas judiciales que se sancione a los culpables y se ponga fin a la impunidad. No han sido cuatro años de discursos formales, sino de reclamos públicos”.

La atención de la salud y de las enfermedades profesionales de los colegas de la región fue otro de los temas sensibles: “1.137 periodistas-trabajadores de prensa fueron examinados por el equipo de salud de la FELAP, en cumplimiento del plan –de medicina preventiva- que nos habíamos fijado a partir del año 2004. Los países son: Argentina, chile, Panamá, república dominicana, México, Ecuador, Paraguay, Nicaragua y Bolivia.