JPEG - 33.8 KB

Los presidentes de la región del mar Caspio en reunión.
___________________________________________________

Hay que resaltar que el desarrollo de la situación en la región del Caspio en mucha parte está condicionada por terceros países, antes que todo, por Estados Unidos, que intenta asumir el control del Caspio, particularmente, sus reservas de petróleo, gas y sus posibilidades de transporte. Para EEUU la región del Caspio es un factor clave para ejercer su influencia político-militar en Europa y Asia.

Ya en la primavera boreal de 1998 el Departamento de Estado norteamericano anunció la inclusión de los países del Cáucaso y Asia Central en la zona de responsabilidad militar de EEUU. El 1 de octubre de 2002 el Pentágono informó de que la región del mar Caspio había sido incluida en la zona de responsabilidad del contingente militar de Estados Unidos en Europa.

En consecuencia, en centros especializados de EEUU se llevan a cabo investigaciones científico-militares en las que la zona del mar Caspio es objeto de futuros escenarios de acciones de guerra. Desde el año 2000, todas las estructuras de las Fuerzas Armadas de EEUU y entidades federales importantes como la CIA y el departamento de Estado ejecutan maniobras simuladas en ordenadores sobre el Caspio.

Bajo el pretexto de la lucha contra el narcotráfico en la zona, EEUU y sus aliados en la OTAN realizan labores de acondicionamiento y modernización de la frontera en Turkmenistán. Además, han asignado fondos para la construcción de puestos de paso y control fronterizo entre Uzbekistán y Afganistán.

El embajador de Estados Unidos en Azerbaiyán, Rino Harnishe en una ocasión declaró que Washington había destinado 30 millones de dólares para la modernización de la guardia costera de Azerbaiyán.

Ahora, EEUU tiene la intención de gastar 135 millones de dólares para desarrollar el programa "Guardia para el Caspio" que prevé la modernización de la armada de Azerbaiyán y Kazajstán.

Este programa nació en el Pentágono en 2003 y también contempla la formación de una red de unidades especiales de soldados y policías en esos países del Caspio para acciones conjuntas en el caso de situaciones de emergencia, incluidas ataques de terroristas a instalaciones energéticas, entre ellas, yacimientos de petróleo y oleoductos. De hecho, el programa "Guardia para el Caspio" deberá convertirse en grupo de avanzada del comando militar de EEUU en Europa con sede en Stuttgart, que militarmente debe controlar toda la zona del Caspio.

Para desarrollar sus planes en la región del Caspio, EEUU también utiliza activamente a la OTAN. Una declaración de la OTAN aprobada en 1996 prevé la vigilancia de las comunicaciones internacionales de exportación de crudo y de gas mediante la creación e implementación en esa zona de un "paraguas militar". En consecuencia, el bloque atlántico crea infraestructuras para el transporte y despliegue de tropas que deben garantizar la seguridad de los oleoductos.

Regularmente la organización ejecuta maniobras, planea la creación de bases militares y estaciones de vigilancia, así como también programas para modernizar los Ejércitos de algunos países vecinos y ribereños del Caspio con armamento y normas de la OTAN.

En base a esto, existen razones para suponer que EEUU y la OTAN emprenderán denodados esfuerzos para impedir que los países ribereños consigan aprobar el estatuto jurídico del mar Caspio. En ese caso, el mar Caspio corre el riesgo de convertirse en el centro del "Gran Juego" por sus recursos energéticos. O peor aún, la variante de un Caspio como foco de una nueva guerra "antiterrorista".

Hace poco, el antiguo secretario de defensa estadounidense, Caspar Weinberger admitió, "Si Rusia logra mantener su dominio en el Caspio obtendrá la más importante de sus victorias, de mucha más trascendencia que el triunfo que supuso para Occidente la ampliación de la OTAN hacia Oriente". Es evidente, que en este sentido, Rusia está compitiendo de una manera muy seria con EEUU. Para entorpecer los proyectos económicos de Rusia en el Caspio, EEUU utilizará la presión diplomática, y en los países de la zona intentará cambiar los gobiernos orientados positivamente hacia Moscú. Es de esperar que Washington también refuerce la componente militar en la región.

Conciente de que la estrategia estadounidense en el Caspio amenaza sus intereses nacionales, Rusia adopta medidas de defensa en cooperación con los países miembros de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), la Comunidad Económica Eurasiática (CEEAS) y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC).

Esta cooperación multilateral preocupa mucho a EEUU y sus aliados.

En vísperas de recientes reuniones cumbre de estas organizaciones, un informe elaborado por expertos del centro analítico estadounidense Global Power Barometer (GPB), subrayó que Rusia derrotó a Estados Unidos en la formación de alianzas energéticas en Asia Central, el Cáucaso, África y Sudamérica. En su informe, los expertos afirmaron que en 2007 EEUU ya no fue considerado como país conductor en el mundo, y que al menos Rusia y China utilizan su poderío de influencia de una forma más eficaz que EEUU. "En 2008 el número de países con influencia importante será superior y muchos consideran que esto puede ser un factor de estabilización mundial", concluyó el informe del GPB.

En consecuencia, la cumbre de Jefes de Estado de los países ribereños del mar Caspio supone una contribución a la estabilidad mundial.

Fuente: Texto abreviado y publicado en el periódico "Krasnaya Zvezda"
Ria Novosti, 17/ 10/ 2007.