En verdad no es agradable tener que reiterar en nuestra columna hechos que lamentablemente las autoridades municipales responsables no toman en cuenta y que persisten en su abuso contra la población, especialmente con los propietarios de vehículos privados. Por más que los innumerables reclamos que se han realizado y presentado a estas autoridades ellas ponen oídos sordos. Pareciera que el Teniente Alcalde Parra y el propio Alcalde Castañeda se hacen los sordos ante un clamor popular cada vez más fuerte que se viene produciendo ante los abusos de las plantas donde se debe pasar la revisión técnica. No es posible señores que para pasar estas revisiones los usuarios tengan que hacer colas de varios kilómetros de extensión y dedicar mas de 10 horas de espera para ser atendidos por una empresa inconstitucional que por intereses municipales usufructa un monopolio en contra de los intereses de los ciudadanos. Definitivamente, no les interesa en lo absoluto al menos tratar de facilitar la atención al público. Que nos responda esta empresa donde pueden hacer sus necesidades higiénicas las personas que tienen horas de horas esperando su turno, tienen que hacerlo en la calle. Entonces nos preocupamos en tratar de saber como tienen que hacer las damas que están en la línea de espera No a ellos eso no les interesa pues claro nos consideran peor que animales. Estos señores, si así se les puede denominar, lo único que les interesa es su negocio y no las facilidades que requiere el público asistente. Bueno la verdad es que por cosas menores en este país se levantan poblaciones, cierran y bloquean carreteras obligando al Presidente del Consejo de ministros a establecer mesas de dialogo para resolver la problemática. Nos preguntamos entonces ¿los propietarios de vehículos tenemos que llegar a esos extremos para hacer respetar nuestros derechos? Donde están todas esas organizaciones de los derechos humanos que no reclaman. ¿Qué sucede con ASPEC? No se oye nada al respecto. Y el colmo de los colmos los privados tendrán que subvencionar a los vehículos de transporte público. No señores, se encuentran equivocados los privados también pueden protestar y hacerse oír y respetar. Proponemos que se forme una junta de ciudadanos que recabe las firmas necesarias para poner un coto final a este abuso. Nadie está en contra de las revisiones técnicas, ellas son necesarias, pero no sólo se debe realizar a través de una empresa monopólica que no otorga facilidades sino que por el contrario expone a los usuarios a una serie de vejámenes como tener que esperar horas para poder ser atendidos y que no existan varias plantas en diversas partes de la ciudad en lugares donde no se corra el peligro de estar expuestos a visicitudes.