Ya es momento de aquilatar si lo ocurrido en la cita de presidentes latinoamericanos en Santiago de Chile, el incidente protagonizado por la malcriadez del rey de España, electo por nadie, contra Hugo Chávez de Venezuela y la solidaridad del mandatario Alan García, inmediata, automática y vergonzosa con el borbón ibérico, no han sido instantes abyectos a la dignidad política de nuestros pueblos, un baldón aberrante contra la unidad latinoamericana y un silencio vergonzoso de casi toda la prensa abundante en mastines, mermeleros y hueleguisos complacientes.

Y, considerando el agudo punto de vista de un connacional afincado en ultramar, es preciso llegar a una primera conclusión delicada: que el presidente García, a menos de 48 horas de haber propuesto a Chávez la realización de negocios entre Perú y Venezuela, se “solidarizara” con la impertinencia de Juan Carlos de Borbón, constituye una falta de respeto, un desliz necio, una barbaridad digna de la crueldad que comentaba, ¡precisamente! Víctor Raúl Haya de la Torre, en uno de sus libros tempranos. Leamos:

“Según él (Haya se refiere al sabio alemán Goldschmidt y a su libro Die Dritte Eroberung Amerikas) somos los latinoamericanos uno de los pueblos más crueles de la tierra. Crueles en el sentido de falta de generosidad, de falta de respeto entre los unos y los otros. “No con el extranjero”, me advirtió, al que según el profesor, brindamos excesivo sometimiento. “Crueles entre ustedes mismos”. Y anotó que para él no había diferencias nacionales entre nosotros, porque la psicología latinoamericana era una, con variantes de poca importancia. “Las diferencias nacionales, la incomprensión entre ustedes en nombre de su separación de fronteras, es una invención infantil, resultado en gran parte de su crueldad”, afirmó.” Relata Haya: “No conozco pueblo más inclinado a la fácil crueldad que los latinoamericanos”, decía el marino golpeando con los puños monstruosos sobre la mesa. “Cuando vi despedazar a un presidente en Haití, pensé que esa crueldad era típicamente negra, pero más tarde aprendí que los latinoamericanos se despedazan cuanto pueden con las manos y siempre con la lengua”. Curiosamente el profesor alemán coincide con el marino yanqui.” Haya de la Torre, Obras Completas, tomo II, páginas 241-242-243.

Ha anotado con buida percepción el colega boliviano Ted Córdova-Claure que lo que venía apuntando en su discurso Hugo Chávez y refiriéndose a Aznar de años pasados y concerniente a la complicidad ibérica en el intento de golpe de Estado contra él, era un asunto que Juan Carlos de Borbón, desconocía, es decir, ignoraba. A continuación, Ted subraya que los borbones tienen fama, muy bien ganada, de no ser dechados intelectuales ¡en absoluto! Pero, y esto es bueno recalcarlo, hay una pregunta que pocos se han hecho: ¿quién o cuántos millones de íberos eligieron al rey? ¿quién era el mandatario latinoamericano y quién el español dignatario monárquico de un régimen que no se condice o sin vigencia absoluta en nuestros pagos? El cuestionamiento más monstruoso es: ¿a quién rindió, con pleitesía servil, su solidaridad, Alan García?

En la misma España condenan al rey, a Zapatero y a una empresa ibérica Fenosa, cuyas acciones en Nicaragua gozan de generalizado repudio, leamos:

“Les piden no seguir protegiendo a sus transnacionales Oliver Gómez END - 08:50 - 16/11/2007

Más de 40 organizaciones españolas calificaron de “bochornosa” la actuación del rey Juan Carlos y del presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero en la Cumbre Iberoamericana celebrada en Chile, y les exigieron no interceder a favor de Unión Fenosa, sino ponerse a disposición del Gobierno de Nicaragua para rescindir el contrato con esta empresa sin derecho a compensación monetaria.

Esta posición la divulgaron los miembros de estas organizaciones en un comunicado difundido este miércoles en España, como parte de la campaña “La irresponsabilidad social de Unión Penosa”, bajo el título “Gobierno español faltó a la verdad en su defensa de las inversiones españolas en América Latina”.

“Exigimos al Gobierno español que no interceda a favor de Unión Fenosa en Nicaragua.

Es más, le exigimos que se ponga a disposición del Gobierno nicaragüense para obligar a la empresa a rescindir su contrato de distribución con el Estado nicaragüense, sin derecho a compensación monetaria alguna, y que sea juzgada por los impactos sociales provocados por su actividad y condenada a restituir e indemnizar al pueblo nicaragüense”, reza el escrito.

En este documento piden al rey y al presidente de España, que se pongan a disposición del presidente Daniel Ortega para investigar y enjuiciar a Fenosa por todas las arbitrariedades cometidas en nuestro país.”

Por tanto, el señor García Pérez, olvidando que entre las empresas más ladronas, expoliadoras, estafadoras, delictivas y de prácticas disociadoras y apañadoras de dictaduras y cohechos mil, está la tristemente célebre Telefónica de España, país del cual proviene Juan Carlos de Borbón, cometió el terrible desaguisado de regalarle con falta de dignidad militante, respaldo a una persona que gracias a García Pérez, ha subido en popularidad en el país de origen, asunto interesante, pero que al Perú no le brinda ni un rédito ni ventaja ni nada. ¡Qué supremo y estúpido disparate!

Más aún, el señor García Pérez se rió de la solidaridad con los pueblos latinoamericanos y dio la espalda a un mandatario electo por el pueblo como es Hugo Chávez. ¿No le gusta a la prensa que manejan las mafias de transnacionales que ponen publicidad y convierten a estúpidos en políticos? ¡Problema de ellos y tema privativo del pueblo venezolano que aún sigue brindándole sufragios a este pintoresco y rudo ex militar con varios triunfos sucesivos, indiscutibles y que no han podido ser impugnados ni por el ministerio de embajadas de Gringolandia, la ex agencia de viajes de turismo de Vladimiro Montesinos, la OEA!

El silencio discurre por la derecha momia, siempre amiga y cófrade de las peores imposturas contra los pueblos latinoamericanos y también por los pagos de múltiples organizaciones de derechos humanos que, para variar, gozan, asimismo, del patrocinio de estas firmas que les obsequian folletos, financian tallercitos, pagan propaganda intelectual justificadora de sus inversiones y entonces ¡nadie dice nada! ¿Y los derechos humanos violados de millones de consumidores en toda la América Morena por empresas españolas, no valen nada o no es buen negocio cuestionar a quienes regalan dinero en carretadas?

Al señor García, dicharrachero por naturaleza, le perdonan casi todo lo que diga. Por eso ya ha calificado de mil formas a los que opinan distinto que él. Podrá ser el jefe de Estado pero está muy lejos, a millones de años luz, de cualquier infalibilidad, entonces, es menester que se preocupe de no violar los principios que Haya de la Torre predicó en vida. El silencio del partido de gobierno, por lo menos teóricamente eso es el Aprista, frente a los continuos exabruptos del jefe de Estado, es clamoroso. ¿Hasta cuándo? ¿por falta de pantalones o por carencia de claridad o porque ya no importa nada?

Bien vale la pregunta: ¿por qué no te callas Alan?

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.redvoltaire.net hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica