Desde 1977, la Agencia Latinoamericana de Información, ALAI, desarrolla una propuesta alternativa de comunicación que apunta a la conformación de un nuevo tejido comunicacional, democrático, amplio, descentralizado y pluricultural, en sintonía con los procesos de transformación social.

ALAI tiene por misión formular y desarrollar respuestas a los diversos desafíos que plantea la comunicación, tanto en el área estratégica como para la acción social.

Su trabajo se inscribe en la lucha por democratizar la comunicación en los países latinoamericanos, como condición básica para lograr una vida democrática y acceder a la justicia social.

Además de la edición de la revista ‘América en Movimiento’ , la Agencia Latinoamericana ha desarrollado actividades destinadas a facilitar la circulación e intercambio de información, particularmente a través de Internet. En este marco, además de tener su propia página web (http://alainet.org), ha impulsado, conjuntamente con diversas coordinaciones sociales, la Comunidad Web de Movimientos Sociales (http://www.movimientos.org), iniciativa que apunta a desarrollar una presencia más contundente y estratégica de los movimientos sociales en este medio.

OPCIÓN entrevistó a Oswaldo León, principal de ALAI–Ecuador, acerca del trabajo realizado por esta agencia de información y sus perspectivas de desarrollo.

- ¿En qué contexto surge ALAI?

- Surge en Montreal, Canadá, a finales de la década de los setentas (1977); es la época de las dictaduras militares en América Latina y del exilio de miles de personas, perseguidas por esos regímenes totalitarios.

En este escenario, dentro del movimiento por el nuevo orden informativo y de comunicación, nos propusimos dar a conocer hacia el exterior la realidad de América Latina; realidad que las grandes agencias de información no registraban. Nos dimos cuenta de que existía una desinformación deliberada respecto a cada uno de nuestros países, de su lucha por la democracia y de la actividad de los actores sociales populares.

Al dar cuenta, precisamente, de las luchas populares, se experimentó un proceso que hoy se lo ubicaría como ‘redes’, y que coincidió con una serie de iniciativas locales y nacionales respecto al objetivo de alcanzar una ‘comunicación horizontal’, alternativa, desde diversas perspectivas. Esto produjo una dinámica de conexiones e interrelaciones, de las cuales fueron surgiendo acuerdos de trabajo muy específicos; compromisos de apoyo mutuo, con la particularidad de que ALAI se convirtió en una especie de ventana hacia el exterior de todas estas acciones.

- Democratizar la comunicación, ¿cómo se ha desarrollado este objetivo?

- En la década de los ochentas se condenó toda propuesta encaminada a trabajar por un nuevo orden informativo; se sacó de la agenda el tema de la comunicación. Además, la implantación de políticas neoliberales, las repercusiones que tienen éstas sobre los procesos organizativos fue tenaz, no solo a nivel de movimiento sindical, sino a nivel general. Esto repercutió sobre la perspectiva de una comunicación popular, e incidió especialmente sobre la prensa escrita.

Sin embargo, en la década de los noventas cambia el panorama con la era del Internet: esta posibilidad de interrelación de las organizaciones sociales dio la oportunidad de responder también globalmente, al proceso de globalización económico neoliberal. El Internet se constituyó en una opción barata y accesible de comunicación.

En todo este escenario, encuentros promovidos por el movimiento hacia ‘Otro mundo es posible’, como el Foro Social Mundial, permitieron espacios ideales para discutir y reflexionar acerca de las propuestas de las organizaciones sociales. Creemos que un gran logro en este camino por democratizar la comunicación, es que las organizaciones sociales han incorporado este tema como parte esencial de sus objetivos sociales; es decir, la democratización de la comunicación ha dejado de ser una bandera de lucha para quienes estamos circunscritos a esta área, para convertirse en una demanda social.

Otro aspecto significativo de esta reconexión de los movimientos sociales con la comunicación, es que se ha vuelto a colocar el tema de la Integración en la agenda del Desarrollo Regional; pero una Integración no solo de aspectos comerciales, sino de recomposiciones, de visiones y aspiraciones comunes. El momento es favorable en la región, se puede avanzar con decisión política.

- En este sentido, la comunicación alternativa, sus medios ¿cómo han determinado el accionar político en nuestro país?

- Por ejemplo, en el levantamiento indígena, en la década de los 90, la expansión de la radio comunitaria jugó un rol importante en la interrelación social. En esa época, ninguna de las organizaciones indígenas (CONAIE o Ecuarunari) jugó un papel determinante; es decir, aventurando una hipótesis, no fue necesariamente un mecanismo orgánico el que coordinó el levantamiento; fue, evidentemente, la acción de las bases indígenas que se rebelaron por reivindicaciones sociales y culturales, y que se interrelacionaron entre sí por medio de la comunicación, en este caso, la radio.

La caída de Lucio Gutiérrez es otro ejemplo, allí intervinieron otros mecanismos de comunicación, nuevas tecnologías como el Internet y los celulares; interconexiones que utilizó especialmente la juventud de clase media alta y alta para comunicarse y coordinar acciones de protesta.

Sin duda, las nuevas tecnologías de comunicación ayudan a potenciar la capacidad de los medios contrahegemónicos; hay que aprovechar los nuevos canales y la serie de flujos que hoy ofrece la comunicación.

- Sociedad de la información, cyber sociedad, ¿qué opinión le merecen estos conceptos?

- Me parecen que son buenos titulares de prensa… Yo no entiendo que desde una mutación tecnológica haya existido un cambio social; sin duda, hay una influencia significativa sobre la interacción social actual, ha modificado patrones de comportamiento, pero el ordenamiento social sigue siendo capitalista, y eso marca el orden de las cosas.

- ¿Cuál es su análisis respecto a la confrontación del presidente Rafael Correa con los medios de comunicación?

- Al confrontar a los medios de comunicación, Correa se ha hecho eco de un sentir generalizado, y al mismo tiempo ha destapado el tema de los medios y su crisis; los medios de comunicación sistematizadamente se han negado a debatir cuál es su papel dentro de la sociedad; si ahora lo hacen, es una forma de adelantarse a los hechos y manejar la situación de acuerdo a sus códigos.

En este panorama, hay que analizar los dos últimos años electorales y el escenario de crisis institucional de los partidos políticos; esta crisis obligó a los medios a desempeñar ciertos roles que antes cumplían los partidos, lo que desembocó en un descrédito.

De allí la importancia de aprovechar este momento, de difundir información que antes no era posible difundirla, aprovechando las redes de comunicación; dar cuenta de la realidad de las organizaciones sociales y de su lucha, en toda América Latina, es el trabajo de los medios alternativos, populares o contra hegemónicos (como se los quiera llamar).