Respondiendo al bilateral Convenio Integral de Cooperación de Salud, rubricado por ambos gobiernos, el 30 de noviembre de 2000 arribó a La Habana el primer vuelo con pacientes, quienes serían atendidos de forma gratuita en instituciones médicas de alto nivel de la Isla.

Así se puso en marcha un puente solidario de salud entre las dos naciones. En exclusiva para la AIN, el doctor Pedro Francisco Llerena, director del Centro Internacional de Salud La Pradera, ubicado al oeste de la capital cubana, explicó que en estos siete años se han atendido hasta la fecha casi 17 mil pacientes, en tanto más de 12 mil 500 acompañantes también recibieron cobertura médica.

Como parte de este apoyo al pueblo de Bolívar, en total pasaron por las 21 instituciones de salud de Cuba que ofrecen ese servicio casi 30 mil venezolanos, la mayoría excluidos de atención médica especializada antes del triunfo del presidente Hugo Chávez.

A pesar del genocida bloqueo económico del gobierno norteamericano por casi 50 años, Cuba es capaz de brindar tales prestaciones. En este período han llegado a la patria de Martí 483 vuelos de la solidaridad, puntualizó Llerena, quien dirige en la Isla ese programa.

En el 2000 el convenio atendió a 202 venezolanos, incluido acompañantes, cifra que cada año se ha incrementado, pues en el 2006 sumaron casi cinco mil los venezolanos beneficiados, y en lo que va del ejercicio en curso son ya cuatro mil 996.

Entre las principales afecciones tratadas figuran las oftalmológicas, ortopédicas, digestivas, neurológicas y cardiovasculares, malformaciones congénitas y enfermedades del sistema respiratorio, tanto en niños como mayores.

Agregó la propia fuente que en la etapa se han realizado cinco mil 926 operaciones mayores, de ellas 401 de cirugía cardiovascular y efectuado 216 trasplantes. La Pradera está integrada por 421 trabajadores, de ellos 22 médicos, 56 enfermeras y 57 rehabilitadores. El resto labora en las distintas áreas, donde brindan una atención esmerada.

Uno de los servicios esenciales que presta esa institución es la rehabilitación, al tiempo que desarrolla relaciones con las nuevas salas construidas para ese fin, Plan Barrio Adentro II, mediante la contribución La Habana-Caracas.

Los pacientes operados en la Isla después continúan la recuperación en esas áreas de rehabilitación existentes en la vecina nación.

Cuba ha asesorado asimismo al personal de centros de rehabilitación en los Estados de Caracas y Barinas, donde los enfermos siguen el tratamiento de ese tipo, a cargo de médicos y técnicos de la ínsula.

Modelo para la integración latinoamericana, el Convenio Integral de Cooperación de Salud Cuba-Venezuela, rubricado el 30 de octubre del 2000 por los presidentes Fidel Castro y Hugo Chávez, ha hecho posible a ese pueblo hermano alcanzar niveles superiores de felicidad y privilegia la condición humana de los pacientes.

Agencia Cubana de Noticias