por Cristiano Morsolin*; [email protected]

La nueva Constitución Política de Bolivia especifica la prohibición del trabajo forzado y la explotación infantil y no impide que este sector pueda desempeñar voluntariamente actividades laborales remuneradas. En cambio el mismo artículo 61 garantiza sus derechos y mecanismos constitucionales de protección. En el artículo 61 de la nueva Carta Magna aprobada en grande establecía la prohibición de todo tipo de trabajo infantil, pero luego del análisis y sistematización por parte del Comité de Concordancia y Estilo se especificó los alcances de este punto.

En la tarde de este lunes 10 de diciembre, representantes de la Unión de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores de Bolivia (UnatsBol) realizaron una protesta cerca de la Plaza Murillo exigiendo que se elimine el artículo 61 de la nueva Carta Magna."El trabajo infantil es un problema del país, por eso planteamos que se elimine el artículo 61 parágrafo dos, que prohíbe el trabajo infantil. Incluso hay menores que son como padres para sus hermanos", dijo uno de sus dirigentes. Sin embargo, la Constitución aprobada en grande evidentemente establecía la prohibición del trabajo infantil, pero luego se especificó.

Este parágrafo señala: "Se prohíbe el trabajo forzado y la explotación infantil. Las actividades que realicen las niñas, niños y adolescentes en el marco familiar y social están orientadas a su formación integral como ciudadanos y tendrán una función formativa. Sus derechos, garantías y mecanismos institucionales de protección serán objeto de regulación especial", como reporta la Agencia Boliviana de Información ABI.

Elizabeth Patiño, coordinadora en Bolivia de la ONG “Terre des Hommes TDH”-Alemania y ex Vice Ministra de la Familia e juventud en 2004, explica este proceso de incidencia política de los movimientos sociales.

“Hace unas semanas atrás los delgados de la UNATSBO se reunieron hace semanas atrás con el Canciller, quien señalo su total respaldo a su planteamiento. El fin de semana del 24 de noviembre, la Asamblea aprobó la nueva Constitución "en grande" (esa es la versión que rápidamente empezó a circular). Fue una sesión penosa, realizada en La Glorieta, que queda en las afueras de la ciudad de Sucre, pues los chuquisaqueños estaban en una movilización violenta contra la Asamblea Constituyente y hubieron enfrentamientos aún en dicho lugar alejado de la ciudad, donde incluso hubo 2 muertos (cuyo origen de las balas se está investigando pues parece que no son de armas de la policía).

Yo viajé a Chile del 26 al 29 de noviembre, aún sin saber el detalle de lo que había sido aprobado en grande. El viernes 30 de noviembre, me llamaron desde La Paz los delegados de la UNATSBO muy preocupados porque el Art. 61 en su inciso II señalaba: "Se prohíbe todo tipo de trabajo infantil". Ellos me solicitaron que les hiciera una cita urgente con Silvia Lazarte - presidenta de la Asamblea - y con otros asambleístas claves. Los chicos se pusieron en sesión permanente de trabajo, hasta altas horas de la noche, para elaborar una propuesta de cambio a ese artículo. Estuvimos - vía teléfono - en comunicación constante, tanto para confirmar las citas, como para la redacción del artículo (o en su caso proponer sacarlo). Desde el lunes hasta el día viernes 7 de diciembre pasado, el trabajo de los chicos y chicas en La Paz (donde estaban los asambleístas revisando los últimos detalles) fue intenso: se reunieron con Silvia y con otros constituyentes; estuvieron en varios medios de comunicación planteando su posición de manera muy clara y contundente; tuvieron reuniones con asesores y la comisión encargada del tema. El día jueves, mientras yo hablaba vía celular con Rebeca Delgado (una constituyente amiga mía desde cuando ella trabajaba en el Defensor del Pueblo), ella me hizo escuchar por celular cómo justo en ese momento estaban incluyendo la redacción que había propuesto la UNATSBO: "Se prohibe todo tipo de trabajo forzoso y explotación infantil. El trabajo familiar y social debe ser considerado educativo..". Inmediatamente les comuniqué a los chiquillos de su triunfo: lloraban de alegría, no sabían cómo expresar su asombro y dicha.

El día viernes viajaron a La Paz delegados de la UNATSBO de todo el país, realizaron una marcha y se reunieron con varios constituyentes y el vicepresidente Álvaro García Linera. Rebeca Delgado, me dijo que el planteamiento de los chicos había sido reforzado por el Presidente Evo Morales que indicó que debía hacerse esa redacción. ¿Quién le dijo a Evo de esa posición? Pues el Canciller.

Este sábado hasta el amanecer del domingo, en una sesión intensa y durante toda la noche (más de 17 horas), la Asamblea reunida en Oruro, ha aprobado en detalle (ya la definitiva) toda la nueva Constitución. Acabo de hablar con Rebeca y ella me dice que la redacción final de ese artículo es la que se realizó el jueves (vale decir la propuesta por la UNATSBO!!!!). En este momento el texto final de toda la Constitución está en la revisión de estilo y concordancia (ya no pueden cambiar nada del contenido).

Cuando el viernes hablaba con los delegados (que me llamaban desde La Paz cada media hora, para informarme cómo les estaba yendo), me decía Brandon (el delegado nacional), que sienten que ese es su aporte a todos los niños, niñas y adolescentes trabajadores de hoy y de mañana. Y que se sienten felices de saber que no están solos, cuentan con aliados... Ellos y ellas han constatado cómo - desde los diferentes roles - a partir de un compromiso sincero y el respeto profundo a su protagonismo, podemos avanzar juntos. O sea que puedes ver, que entre todos hemos puesto un granito de arena para una real participación e incidencia de los niños, niñas y adolescentes trabajadores”.

La Unión Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores de Bolivia (UNATSBO) mostraron el 7 de diciembre su satisfacción a la Asamblea Constituyente por haberlos incluido en el proyecto del muevo texto constitucional. Esta expresión de cientos de niños, dado a conocer en una plaza céntrica de La Paz, fue recibida por el constituyente del Movimiento al Socialismo (MAS), Marco Carrillo, quien dijo que una de las intenciones de la nueva Carta Magna es proteger a los sectores más débiles de la sociedad boliviana. Carrillo dijo que el trabajo infantil si bien no puede ser evitado, debe normarse y tratar de darle la mayor protección y beneficios para los menores, pero también debe haber una labor sostenida para terminar con esta forma de explotación. Los diferentes representantes de los niños recordaron que el pasado martes se reunieron con la presidenta del foro deliberante, Silvia Lazarte, a quien le pidieron cambiar el artículo 60 del nuevo texto constitucional en el cual prohibían el trabajo infantil.

Otro de los representantes de la UNATSBO subrayó que ellos serán los primeros en defender la nueva Constitución si respetan sus derechos y los protegen más contra la explotación.

Loyda Sanchez, fue niña trabajadora y como abogada del Centro Juana Azurduy ha asesorado la Comisión Desarrollo social integral de la Asamblea Constituyente. Evidencia que en la propuesta de texto constitucional se mencionaba que “el Estado debe proteger el trabajo infantil, en distintos contextos garantizando su desempeño en condiciones que no pongan en peligro su seguridad física y emocional, el respeto por una remuneración justa y el respeto de sus derechos laborales, valorando las formas de participación infantil en las labores agrícolas, pecuarias y artesanales como formas de aprendizaje de saberes, usos y costumbres y de participación adecuada en la vida social y productiva de sus comunidades”. En el debate de Comisión se ha reflexionado que” el trabajo debe ser entendido como un derecho y una forma de realización del ser humano, en interacción armónica con su medio. Por ello, debe ser protegido de toda forma de explotación.

El país, debe superar los Convenios que intenta imponer la Organización Internacional del Trabajo OIT nivel mundial, principalmente el 132 y 181, en los cuales se hace una prohibición absoluta y arbitraria del trabajo de niños y niñas, homologándolo con situaciones de explotación y delitos la prostitución infantil, pornografía, trata y tráfico, a los que llama “peores formas de trabajo infantil”, creando confusión entre trabajo y crimen. La OIT sostiene que ha tenido mucho éxito en sus acciones de erradicación de estas “peores formas de trabajo infantil” y que, donde no ha podido ingresar es al trabajo agrícola, donde pretende desplegar agresivamente todas sus acciones. Este es un total desconocimiento de las culturas originarias y una amenaza, pues en las comunidades originarias, los niños y niñas, tienen en la actividad agrícola su principal escuela de vida, de transmisión de saberes de una generación a otra de manera festiva y ritual”.

Angel González, colaborador del Movimiento Latinoamericano MOLACNATs desde el secretariado continental de Barquisimeto (Venezuela) comenta que “me parece sumamente importante lo que los chicos de Bolivia lograron en el texto constituyente, me parece que en el caso de Venezuela se puede relacionar con la ultima versión de la reforma de la Lopna que como recordarás nosotros analizamos en el encuentro regional... Ahora creo que es importante que el movimiento de Nats de Bolivia y las organizaciones sociales afines al proceso constituyente tienen que estar alerta, sobre todo dada la situación de la propuesta de reforma constitucional en Venezuela. La derecha continental esta muy bien articulada, además de estar muy bien financiada por el imperio, estos no cesarán de satanizar todo la propuesta constituyente y buscarán la manera, como ya lo están haciendo, de sabotear por todos los medios, incluyendo la violencia... Estoy además seguro que los burócratas del IPEC/OIT van hacer lo suyo tambièn presionando y confundiendo ya sea desde la derecha o haciendo contacto con algunos constituyentistas, además de usar tambièn los medios de comunicación para alarmar a la población sobre la modificación que se ha hecho y sobre todo si esta viene de los Nats...Pero desde ya estaremos alertas ante cualquier maniobra”.

Esta histórica victoria de los movimientos sociales NATs demuestra la importancia de construir políticas de inclusión y de articulación de una nueva cultura de protagonismo de la infancia y adolescencia desde la perspectiva de los mismos actores sociales. En el socialismo del siglo XXI el residente Evo Morales, niño trabajador campesino, reconoce por la primera vez en la historia en una Magna Carta, la propuesta innovadora del trabajo infantil en condiciones dignas en la óptica de la cosmovisión andina.

*Cristiano Morsolin, educador italiano y operador de redes internacionales para la defensa de los derechos humanos en Latinoamérica. Co-fundador del Observatorio Independiente sobre la Región Andina SELVAS. Trabaja en Latinoamérica desde 2001, acompañando los Movimientos NATs en Perú, Colombia, Ecuador, Venezuela.