En el festival, en el que actuarán grupos musicales y habrá proyecciones, además de otrtas sorpresas, los organizadores recolectarán alimentos no perecederos, útiles escolares, libros y ropa que luego se repartirán entre comedores locales no subvencionados por el Estado.

“A veces nuestro país duele, nuestra realidad duele… duele ver injusticias, duele ver carencias, duele ver corrupción, duele ver impunidad… duele el hambre, duele el frío, duele la falta de educación, duele la falta de trabajo… Y como duele ver caritas de panza vacía, panzas que se hacen oir pidiendo algo de comida, algo para resistir… Duele en el alma saber que esas panzas vacías que alguna vez ignoramos hoy son esos números que algunos quisieran borrar en las estadísticas… porque, ¿Qué podemos pedirle a una panza que pide a gritos algo de comida? ¿Qué escuela puede “enseñar” si primero tiene que sanar aunque sea alguna de las heridas de esas caritas de panza vacía? ¿Qué futuro pueden soñar si viven de carencia en carencia, de ausencia en ausencia?”, dice el comunicado que invita al festival.

“Y en este otro lugar, nosotros…que no nos sobra, ni nos falta, o a veces si, pero que sentimos que ese dolor solo se va si hacemos algo para remediarlo. Y desde este mismo lugar es que decidimos ponernos esas panzas en la cabeza, para sanarlas, para ayudarlas, para hacer algo por ellas… porque así quizás podamos darles un futuro, empezando por ellas podemos alimentar a todo un cuerpo, toda un alma, que ya no será una estadística que queremos esconder… que será parte del futuro que queremos, del país que buscamos… Para eso nos unimos, por eso nos unimos, para ayudar a cambiar… a crecer… a mejorar…”, agrega.