Los cuestionamientos de nuestro compatricio, Marco López, avecindado desde hace años en Turín, Italia, con respecto a otros peruanos, son absolutamente válidos y comportan, en sus palabras, una severa llamada de atención a las autoridades consulares. Cancillería, y señaladamente su secretario general, Gonzalo Gutiérrez Reinel, tan ocupados en fabricar procesos de ascensos amañados, con favoritismos claros, con mafias organizando la perpetuación de vicios añejos, no tiene el más mínimo cuidado sobre los señalamientos precisos que aquí se exponen.

Según estadísticas, algo así como US$ 3 mil millones de dólares llegan al Perú como producto de remesas que los connacionales efectúan desde fuera. Esto ha producido una buena parte de la reactivación económica, más allá del adefesio insolente del denominado “chorreo”, fabricación del toledato. Y, denuncia clamorosamente López, que gran parte o todo el conjunto de convenios económicos con Italia han caducado o están en vías de extinguirse por lenidad, torpeza e indiferencia. ¿Y después nos quejamos por la supuesta carencia de ayuda externa?

La generosidad de Marco López constituye un ademán que le honra. Sólo cumplimos nuestro deber y ¡Construir el 2008! significa, a no dudarlo, una ventana abierta, una tribuna libérrima y un púlpito para la denuncia, directa y vibrante. (herbert mujica rojas)

¿Y los 100 mil peruanos en Italia? por Marco López; [email protected]

Quienes vivimos en Italia sabemos la importancia política que tiene Fausto Bertinotti y que representa a Refundación Comunista y que sus principios son harto conocidos como el de la defensa de los derechos de los inmigrantes, aunque últimamente, por su cargo de Presidente de la Cámara de Diputados se le nota como si estuviera enjaulado y atado de pies y manos. Y nos parece muy interesante su próxima visita a Perú.

El motivo de la presente es para exteriorizar mi preocupación y extrañeza cuando en la noticia podemos leer: La visita del dignatario tiene como propósito conocer el modelo de integración regional y dialogar sobre la situación ambiental.

Un político de la importancia de Bertinotti se va al Perú ¿para conocer el modelo de integración regional y dialogar sobre la situación ambiental?

¿Y la presencia de más de 100,000 peruanos en Italia no es motivo importante en la agenda oficial? Nuestra problemática ¿no es pretexto como para siquiera mencionarlo en su agenda de visita?

¿Sabrán los asesores de Bertinotti y los funcionarios que le recibirán en Perú, que nosotros seguimos contribuyendo al desarrollo de nuestro país con nuestros envíos de dinero cada fin de mes?

¿Sabrán los funcionarios que lo recibirán en Perú que muchos acuerdos bilaterales entre Italia y Perú han caducado y nadie hasta ahora se acuerda de renovarlos?

¿Sabrán los funcionarios peruanos que en este país, muchas veces nuestros derechos son pisoteados y desconocidos?

¿Sabrán los funcionarios peruanos de turno, que muchos de nosotros no tendremos derecho a una pensión?

¿Sabrá el gobernante de turno, que varios de sus colegas latinoamericanos han venido personalmente a Europa a defender y a reclamar por los derechos de sus connacionales como es el caso de Bolivia, Ecuador, Argentina, Venezuela, Brasil, Chile?

¿Tendrán conocimiento los funcionarios, que la gran mayoría de peruanos en Italia tiene título profesional bajo el brazo pero que lamentablemente no son reconocidos por la ley italiana porque simplemente el gobierno, vía Torre Tagle, no gestiona y exige que se validen a través de un acuerdo bilateral?

¿Sabrán nuestros funcionarios que los consulados NO funcionan en su gran mayoría, porque son simples oficinas recaudadoras de dinero por los servicios que prestan y que una verdadera función comercial, cultural, promoción del país como oferta turística no existe?

Es decir, estimados paisanos, la lista es interminable y no deseo cansarlos. Aparte que es posible que ustedes sigan agregando sus propias preocupaciones o dudas y veamos si alguien con un mínimo de sentido común intenta al menos hacerle ver a Bertinotti y a Alan García que ir al Perú a conocer el modelo de integración regional y dialogar sobre la situación ambiental suena a estupidez y a pérdida de tiempo. ¿O no?

Me despido con unas frases del periodista peruano (Herbert Mujica Rojas) que no tiene pelos en la lengua y que puede servir para salir de nuestro letargo:

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!