Cada mañana, en el Parque Inglés, cuando todavía el sol está tímido y arrullado por el canto de los pájaros, decenas de personas realizan ejercicios físicos y espirituales (pues ambas fortalezas del alma están indisolublemente enamoradas).

Rodeados de árboles enormes y un césped acariciado por el rocío, gente de todas las edades acelera el pulso de sus corazones o aquietan su intranquilidad con abrazos de ternura: algunos trotan, otros caminan, no faltan quienes hacen abdominales y flexiones de pecho; los grupos más grandes practican aeróbicos, taichí o gimnasia para la tercera edad. Quizá sea allí, en el Parque Inglés, donde los moradores de San Carlos confraternizan con más frecuencia (aunque a veces solo sea con miradas cómplices o con la simpatía propia de quienes se sienten compañeros de afición deportiva cada día), su anhelo de vivir en un barrio más seguro y solidario.

Esta confraternización de la comunidad vivió días de intensidad cuando la Comisión de Cultura y Deportes de San Carlos, liderada por Jorge Congo y Teresa Jaramillo, organizó diversos actos artísticos, culturales y deportivos, en conmemoración de los 34 años de fundación de este importante barrio del norte de Quito.

Tres días de algarabía

El 16, 17 y 18 de noviembre, San Carlos fue agasajado con coloridos y emotivos actos. Cada uno de ellos fue preparado con la debida antelación por la Comisión de Cultura y Deportes que, desde hace ocho años, conmemora ininterrumpidamente la fundación del barrio, a pesar de que no existe el apoyo de la Directiva Central, que siempre aduce falta de recursos económicos o alguna otra excusa; sin embargo, esta apatía es suplida por el entusiasmo y las ganas de alegrar la vida, que siempre reina en personas comprometidas con el desarrollo de una comunidad. Tal es el caso de Jorge Congo, hombre vinculado desde hace más de 10 años con la promoción deportiva y cultural de San Carlos: todos los moradores del sector lo reconocen como el pionero de los aeróbicos en el Parque Inglés y quien alborotó las energías dormidas de cientos de personas, que ahora, día a día, fortalecen su corazón y su espíritu en aquel hermoso jardín.

La cronología de las festividades

Viernes 16: Todo empezó con un Desfile Cívico por las principales calles del barrio; el Parque Inglés fue el sitio de concentración de las diferentes delegaciones; se destacaron las participaciones de la banda de guerra y las bastoneras de la Unidad Educativa FAE y de la Escuela Diario El Comercio; así como la presencia de los estudiantes de la Escuela Junta Nacional de la Vivienda (y sus bastoneras) y del Jardín de Infantes Banco Ecuatoriano de la Vivienda. Por la noche se efectuó la elección de la Reina de San Carlos: María Sol (reina), Nathalie (reina del carnaval) y Vanesa (señorita simpatía), fueron consideradas como las más bellas del barrio.

Sábado 17: Este día fue consagrado a las actividades deportivas; este evento fue coordinado por el Club Deportivo y Cultural Ritmo Vital. El Parque Inglés fue la sede de diversas competencias y exhibiciones de voley, básquet, aeróbicos y artes marciales. Por la noche, la música y el arte coquetearon a San Carlos: se realizó el II Festival de la Música Nacional; Gloria Noboa, el Trío Fénix y los Ramari le cantaron al barrio.

Domingo 18: La mañana se inició con una misa campal en el Parque Inglés, dirigida por el padre Alonso Guerra. Posteriormente se efectuó el Desfile de la Confraternidad. Fueron dignos de elogio la expectativa y el aplauso generoso de la comunidad; decenas de personas se agolparon en las veredas de la calles para mirar el desfile de los diferentes grupos e instituciones que participaron: Unidad Educativa FAE, Colegio Alvernia, Club Deportivo y Cultural Ritmo Vital, Club Nuevo Amanecer de Luz, Club Gimnasio Infanto Juvenil Super Star, Comerciantes Minoristas del Parque Inglés, entre otros.

De esta manera, San Carlos vivió la fiesta de la Confraternidad: este año, nuevos sectores se unieron a los actos de conmemoración: la Liga Deportiva Barrial y los comerciantes minoristas del Parque.

Como hace ocho años, la Comisión de Cultura y Deportes de San Carlos volvió a encender el pregón de la unión y la solidaridad de una comunidad. El apoyo desinteresado de mucha gente hizo posible que el barrio vuelva a celebrar sus fiestas: Maruja Sierra, Teresa Jaramillo, María Dolores del Pozo, Wilma Aguas, los miembros del Club Ritmo Vital y, claro, Jorgito Congo, el líder de la alegría de San Carlos.