por Blgo. Gustavo Ywanaga Reh, [email protected] 13-1-2008 Pro-intellectum

Hace pocos días, dimos la voz de alerta de lo que significaría la creación de un ministerio del ambiente sin autonomía. Hoy, 10 de enero del 2008, aparece en primera plana del diario El Comercio el siguiente titular “EL MINISTERIO DEL AMBIENTE NO REGULARÍA TEMA MINERO”. Este medio periodístico menciona que “La nueva cartera no buscaría regular ni fiscalizar el sector minero… Los permisos en esta materia seguirían a cargo del Ministerio de Energía y Minas y la supervisión a cargo del OSINERGMIN”

Lo expuesto contradice al artículo 3° del proyecto de ley, que dice literalmente: “El Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales formula, aprueba, ejecuta y supervisa la política ambiental y los Recursos naturales, de alcance nacional y sectorial, controlando y fiscalizando el cumplimiento de las mismas, de los instrumentos de gestión ambiental y de los estándares de calidad ambiental, imponiendo las sanciones que correspondan. Coordina la política y la gestión ambiental con los gobiernos regionales y locales.” También entra en contradicciones con las disposiciones modificatorias y derogatorias del mencionado proyecto de ley: “Deróganse: c) La Ley N°26734, Ley del Organismo Supervisor de Inversión en Energía y Minería; y sus modificatorias, Leyes N°26734 y 28151.”.

Asimismo es importante lo señalado por el Ministro de Energía y Minas, Juan Valdivia “Lo que se busca, además, es tener un organismo que no entorpezca las inversiones, sino que norme y fiscalice los temas ambientales…”. Tendríamos que indagar el significado de entorpecimiento en la concepción del ministro Valdivia. Quizás se refiera a que es suficiente que una empresa minera “X” presente un estudio de impacto ambiental amañado y sea aprobado ciegamente por su cartera o también, posiblemente, tenga como sinónimo el “fiscalizar con inimputar”.

De ser cierto lo que menciona El Comercio, darían al trasto de la basura toda la sustentación del proyecto de ley por parte de los congresistas promotores, puesto que si el ministerio no va a servir para fiscalizar las normas que genere, entonces para que crear un elefante blanco inútil funcionalmente, peligroso ambientalmente y consumidor presupuestalmente.

Si nuestras autoridades en verdad se preocupan por el tema ambiental en el Perú y lo que buscan es realmente y, sobre todo, desinteresadamente el desarrollo económico enfocado en la racionalidad ambiental, entonces no necesitamos un ministerio del ambiente sino una FISCALÍA ESPECIALIZADA EN DELITOS AMBIENTALES.

El Ministerio Público es un organismo autónomo que es el único responsable de la judicialización de los delitos ambientales, entonces equipando laboratorios con personal experto y capacitando fiscales, preguntamos: ¿Quién es más útil en funciones?, ¿Quién protegería mejor el ambiente? y sobre todo ¿Quién tiene un costo beneficio mayor? Si Ud. Sabe diferenciar la paja del trigo, entonces tendrá la respuesta acertada.

Finalmente, esta primera plana del diario El Comercio tiene lógicamente una intención, a tal punto que en la edición de hoy, jueves 10 de enero del 2008, venía con un Suplemento Contratado de la Empresa Minera Barrick “Minería responsable”, ¿Qué coincidencias , no?