Según la asociación británica Reprieve, el gobierno portugués autorizó gran número de vuelos secretos de la CIA y participó en el traslado ilegal de más de 700 prisioneros hacia el centro de tortura de Guantánamo.

La asociación publica una lista de 48 vuelos que utilizaron el espacio aéreo portugués entre 2002 y 2006, la lista de los detenidos trasladados en cada vuelo (por lo menos unos treinta por vuelo) y 8 testimonios de ex detenidos (ver documento adjunto al final de esta información).

La precisión de estas informaciones permitirá a los investigadores del Parlamento Europeo y del Consejo de Europa realizar las verificaciones necesarias. Los documentos revelados por la asociación Retrieve describen un tráfico de envergadura muy superior a todo lo que los investigadores de las mencionadas instancias europeas habían podido comprobar hasta ahora.

Las prácticas que describe la asociación Retrieve violan las leyes penales portuguesas y la Convención Europea de Derechos Humanos. Al ser Portugal uno de los firmantes del Tratado de Roma de 1998, los responsables políticos implicados podrían ser juzgados por la Corte Penal internacional.

Las autoridades portuguesas desmintieron las acusaciones de Reprieve, que implican a tres primeros ministros: José Manuel Durao Barroso, Pedro Santana Lopes y José Sócrates.
El señor Barroso, quien dio luz verde a la invasión de Irak al organizar la cumbre de las Azores, ocupa actualmente la presidencia de la Comisión Europea.

Documentos adjuntos


«The Journey of Death», Reprieve, 28 enero 2008.

Un día de muerte (texto en inglés)


(PDF - 652.9 KB)