JPEG - 10 KB

Este día fue declarado por primera vez en 1964. Surge de una iniciativa pionera, no gubernamental, independiente y voluntaria de educación no violenta y pacificadora del profesor español Llorenç Vidal. “una semilla de no-violencia y paz depositada en la mente y en el corazón subconsciente de los educadores y, a través de éstos, en la sociedad”.

En algunos centros de enseñanza se dio lectura de un manifiesto promovido por la UNESCO para una cultura de paz y no violencia que dice:

  1. “Juntos podemos transformar la cultura de guerra y de violencia en una cultura de paz y de no violencia”.
  2. “Respetar la vida y la dignidad de cada persona, sin discriminación ni prejuicios”.
  3. “Practicar la no violencia activa, rechazando la violencia en todas sus formas: física, sexual, sicológica, económica y social, en particular hacia los más débiles y vulnerables, como los niños y los adolescentes”.
  4. “Defender la libertad de expresión y la diversidad cultural, privilegiando siempre la escucha y el diálogo”.
  5. “Promover un consumo responsable y un modo de desarrollo que tenga en cuenta la importancia de todas las formas de vida y el equilibrio de los recursos naturales del planeta”.
  6. “Contribuir al desarrollo de la comunidad, propiciando la plena participación de las mujeres y el respeto de los principios democráticos, con el fin de crear juntos nuevas formas de solidaridad”.

Además esta evolución exige la participación de cada uno de los educadores y ofrecerle a los jóvenes y a las generaciones futuras valores que los ayuden a forjar un mundo más justo, más solidario, más libre, digno y armonioso.

La cultura de paz hace posible el desarrollo duradero, la protección del medio ambiente y la satisfacción personal de cada ser humano. Nosotros los adultos, tenemos la responsabilidad ante la generación futura de la humanidad, especialmente para los niños de hoy y de mañana.

Asimismo, este día se conmemoró la muerte del líder nacional y espiritual de la India, Mahatma Gandhi, el 30 de enero de 1948, asesinado a tiros por un fanático hinduista. A pesar de haber sido encarcelado en numerosas ocasiones, era en 1937 el líder de un movimiento independentista capaz de movilizar o detener a millones de indios.

Una frase de este pensador y político indio que propagó en este mundo y que hoy son propicias para recordar este 30 de enero: “La violencia es el miedo a los ideales de los demás”; “No hay camino para la paz, la paz es el camino”.