JPEG - 57.9 KB

En el nombre de Alá, el Compasivo el Misericordioso, y alabado sea Alá y rezos y paz para nuestro amo y profeta, el Sello de los Profetas, Abul Qasem Muhammad, así como a su descendencia buena y pura, y a sus compañeros selectos y a todos los profetas y enviados de Alá. La paz sea vuestra así como la merced de Alá y sus bendiciones. Primeramente quisiera pedir disculpas a todos los hermanos y hermanas concentrados afuera bajo la lluvia, y pido a Alá el Altísimo que acepte de ustedes vuestra paciencia y firmeza.

Alá el Grandioso dice en su sagrado libro: "Hubo creyentes que se mantuvieron fieles a la alianza concertada con Alá. Algunos de ellos dieron ya su vida. Otros esperan aún, sin mudar su actitud". Y el mártir comandante Hag Imad Mganiya, el Hag Radwan, concertó fielmente una alianza con Alá y esperó el encuentro con nostalgia, y dio su vida como un mártir, en los días en que se recuerda el martirilogio de Abi Adullah al-Hussein, Señor de los mártires. El Hag (un apodo a todo quien hizo la peregrinación a la Meca) Imad llevaba su sangre en la mano y su mortaja en la espalda, desde la primera juventud, y con los años iba forjando la victoria y ansiaba el martirilogio y finalmente llegó, por tanto le felicitamos por esta gran condecoración divina.

Hermanos y hermanas:

Hoy que el tiempo está corto con la lluvia cayendo, y los queridos esperando, no es tiempo para hacer justicia para el Hag Imad ahora, en los días venideros haremos una parte de nuestro deber, pero ahora entre las manos del comandante mártir, y frente a su cadáver puro y ante vuestros oídos y los oídos del mundo que aguarda la postura de Hizbulá en esta hora quisiera subrayar varios puntos:

Primero: ellos ven en el martirilogio del Hag Imad, -quiero decir los sionistas- un gran logro, y nosotros vemos en esto una grandiosa albricia por la victoria venidera, decisiva y definitiva si Alá quiere. Ellos hoy han asesinado al hermano comandante Hag Imad Mganiya, creyendo que con su muerte se desmoronaría la resistencia. Lo han matado el el curso de la Guerra de Julio que aun continúa porque hasta el momento no ha sido declarado ningún alto el fuego, y esa guerra sigue en pie política, mediática, material y securitariamente, y continúa respaldada por los mismos estados que respaldaron la guerra de julio… ha sido asesinado en el contexto de esta guerra. Pero están totalmente equivocados, tal como se habían equivocado al matar al jeque Ragheb, a Sayed Abbas, desde la guerra de julio de 2006 estrechamente ligada a Imad Mganiya, a la sangre de el hag Imad Mganiya en febrero del 2008 que el mundo entero escriba y a mi responsabilidad pues debemos marcar que esta es la fecha que inicia la etapa del derrumbe del Estado de Israel.

Segundo: que se tranquilicen todos los amantes e inquietos y que se sepa por otra parte, que sepa el enemigo que ha cometido una gran imprudencia, pues yo entre las manos del hag Imad y ante sus hermanos que conocen todas las verdades, les digo al amigo y al enemigo que no habrá debilidad ni desperfecto en el corpus de la resistencia o en sus filas, los hermanos de Imad Mganiya continuarán su camino, su proyecto y su lucha sagrada, por tanto su sangre hará el mismo efecto que la sangre de Sayed Abbas en el pasado, pues el israelí no sabe del efecto que generó la sangre de Sayed Abas en Hizbulá, y cuánta unidad emotiva y espiritual infundió dentro de Hizbulá, ni qué fueron las grandes motivaciones que relanzó dentro de la resistencia, estos no saben porque pertenecen a una cultura totalmente diferente, por tanto la sangre de Hag Radwan incrementa nuestra fuerza, nuestra cohesión, nuestra unidad y solidez, y constituye un estímulo para seguir la marcha con un horizonte más amplio y más grande si Alá quiere.

Tercero: Por el enemigo, porque no somos viles, y por el amigo, para tener disculpa, diré lo siguiente: los sionistas han asesinado al hag Imad Mganiya en Damasco, y todos nuestros datos investigativos hasta ahora confirman este hecho, y también los israelíes han hecho una insinuación que es más fuerte que una declaración asumiendo (implícitamente n.d.t.) la responsabilidad del asesinato. A ellos les diré: habéis matado al hag Imad fuera del terreno natural de la batalla, nosotros y vosotros nuestra batalla siempre ha sido en nuestra tierra libanesa, y vosotros os asesinabais en nuestra tierra libanesa y nosotros os combatíamos frente a vuestro ente usurpador. Ahora vosotros cruzasteis las fronteras, no hablaré mucho ahora pero parafrasearé una sola frase de la guerra de julio cuando me dirigí a vosotros la primera vez y os dije vosotros sionistas si la queréis una guerra abierta pues que sea una guerra abierta, y prometí a los creyentes en la victoria porque confío en Alá, en los creyentes, en nuestro pueblo y en nuestros combatientes.

Cuarto: el 14 de febrero, hoy es la conmemoración del premier mártir Rafik Hariri. Hubiéramos querido que el martirilogio uniese entre las plazas, pero algunos siempre quieren convertir la ocasión en una orgía de insultos y acusaciones inútiles. Si los discursantes se alternan en los insultos entonces no terminaremos tendiendo nuestra mano a ellos. La mano tendida cuando vemos que es sincera entonces recibirá de nosotros una mano tendida, pero por respetar la ocasión del mártir el ex premier Rafik Hariri, y en respeto a esta bendita y majestuosa procesión de uno de nuestros comandantes de la resistencia, no replicaré a esta orgía de insultos.

En síntesis digo que pese a la voluntad de todos aquellos que invocan a los ejércitos para que hagan la guerra a Líbano y Siria –porque son ínfimos como para lanzar una guerra entonces invocan a los ejércitos para que combatan por ellos- y a pesar de aquellos que invocan la sedición día y noche, les digo que Líbano este permanecerá, permanecerá, permanecerá como un país de la unidad, de la dignidad y de la generosidad, y como un país de la soberanía y de la gloria. Por esto Líbano siempre ha merecido los mártires de las tallas de Abbas Musawi, de Raghen Harb y de Imad Mganiya y de Rafik Hariri.

Finalmente, ¡que la paz y las mercedes y bendiciones de Alá sean vuestras!