La empresa fue recuperada en el 2003, después de 10 meses de conflicto que incluyó la toma de la planta de los ex Talleres Gráficos Conforti, del barrio de Barracas. Y a principios de 2004 la Cooperativa comenzó a producir y a insertarse en el mercado gráfico.

Los trabajadores descubrieron que en el segundo piso había un estudio de radio, y resolvieron que ahí podía funcionar una emisora. Cuando comenzaba el año 2005 lanzaron una convocatoria a las organizaciones sociales, territoriales y políticas que habían rodeado el conflicto para que se hicieran cargo del funcionamiento de la radio. Así, se fue conformando un grupo de trabajo de diversa trayectoria y experiencia, integrado por militantes sociales y políticos y trabajadores de la comunicación que asumieron la tarea de organizar una radio en la empresa recuperada.

De este modo, nacía un proyecto de comunicación por decisión de los trabajadores y esa voluntad se ponía de manifiesto en el propio nombre de la emisora: Radio Gráfica. Este polo de trabajo y producción, también integra la educación, la salud pública, la cultura y la comunicación.

El grupo de la radio tardó nueve meses para poner la emisora a punto, lo que sucedió finalmente en diciembre de 2005. Como no había recursos económicos, en ese período se organizaron recitales solidarios con artistas populares con el objetivo de juntar fondos para limpiar la torre de transmisión, comprar la antena, la computadora, los micrófonos, el excitador del transmisor, y reparar la consola y la lectora de discos compactos.

Una radio en una empresa recuperada, que surge por decisión de los trabajadores no podía ser otra cosa que una radio comunitaria, popular y sin fines de lucro. El carácter popular de la radio está relacionado, por una parte, con el objetivo de desarrollar un proyecto de comunicación que se sitúa en el campo de los trabajadores y el pueblo, ese campo castigado por las políticas de las últimas décadas, que había bajado el salario real, distribuido la riqueza a favor del poder económico, consolidado la desocupación, quebrado la cultura del trabajo y enajenado el patrimonio y las riquezas nacionales.

Y por otra, porque pretende recuperar las mejores experiencias de comunicación popular, donde los trabajadores, los pobres y excluidos de la sociedad ejercen el derecho a informar y comunicar, y la memoria del Diario de la CGT de los Argentinos (1968-1973) y la labor de las radios comunitarias y populares de todo el país durante las últimas décadas emergen como experiencias y referencias insoslayables.

La definición comunitaria de la radio se manifiesta en la intención de incorporar a los actores sociales de la comunidad. El objetivo es que la comunidad concreta, por medio de sus instituciones y organizaciones, pueda difundir las informaciones que ellos mismos producen, exponer sus puntos de vista sobre los temas de la agenda social y promocionar las actividades de las que son protagonistas.

Radio Gráfica construye un proyecto de comunicación que abre los micrófonos a los sectores sociales que no tienen acceso a los medios masivos comerciales, quienes excluyen los temas de agenda que a esos sectores les preocupa y están delineados exclusivamente por el rating y la facturación de publicidad.

En esta corta trayectoria, Radio Gráfica está comprometida con la educación pública, con la lucha contra las adicciones, con la niñez y la adolescencia de los sectores populares, con la inclusión social, con la cultura popular, la literatura, la poesía, con los géneros musicales populares sin excepción, con el periodismo comunitario y barrial, con la lucha contra la contaminación del medio ambiente, con los problemas de género y contra la violencia sobre la mujer, con la lucha por los derechos humanos, por la verdad, el juicio y el castigo a todos los responsables del genocidio del Terrorismo de Estado, con los intereses de los trabajadores, con todos aquellos que con su práctica cotidiana construyen esta nación que queremos independiente, justa y soberana, con todos los que luchan por mejorar las condiciones de trabajo y cambiar la distribución regresiva de la riqueza.

Una radio que surge de los trabajadores, de una lucha por recuperar el empleo, tiene por su esencia una valoración por el trabajo: Radio Gráfica ha creado puestos de trabajo para operadores técnicos y editores, quienes adquirieron sus respectivos oficios en esta radio, se han capacitado en cursos y talleres de especialización y están remunerados con gran esfuerzo por parte de la emisora.

Así entendemos la comunicación popular en Radio Gráfica, como un derecho humano integrado a los demás derechos humanos y sociales de la personas, garantizando el derecho a la información y el ejercicio de los trabajadores a construir su comunicación (ANC-UTPBA).