El 4 de febrero de 2008, el Departamento de Defensa de Estados Unidos presentó sus previsiones presupuestarias para el próximo año fiscal (que comienza en abril). Aunque el monto se eleva a 515,400 millones de dólares, esa cifra está lejos de la realidad.

- Para empezar, la oficina de la Casa Blanca que se encarga del presupuesto envió al Congreso un pedido ligeramente superior, que eleva la cifra inicial a 518,300 millones de dólares;

- A la cifra enviada al Congreso habrá que agregar, durante el transcurso del año, una suma especial, destinada a las guerras de Irak y Afganistán, que debe representar, según las necesidades del momento, entre 70,000 y 200,000 millones de dólares suplementarios;

- El armamento nuclear de Estados Unidos no está incluido en el presupuesto del Departamento de Defensa sino en el del Departamento de Energía, lo cual representa 17,000 millones más;

- La administración general de los servicios de Defensa se reserva un extra de 3,200 millones;

- El Departamento de Seguridad de la Patria requiere 40,100 millones; Los programas de cooperación militar del Departamento de Estado (principalmente las donaciones de armas) representan 38,400 millones;

- Los honorarios de los veteranos proceden del presupuesto del Departamento de Veteranos y se elevan a 91,300 millones (suma llamada a aumentar durante el año, en dependencia de la intensidad de los combates);

- Finalmente, los retiros que se pagan a los oficiales de la reserva salen del presupuesto del Departamento del Tesoro y representan unos 12,100 millones de dólares.

Por tanto, el verdadero presupuesto del Departamento de Defensa de Estados Unidos para el año 2009 debería ser superior a los 800,000 millones de dólares.