La creación de fundaciones y corporaciones es el mecanismo perfecto creado por la derecha para aprovecharse de los recursos y privatizar los servicios que por ley los municipios están en la obligación de dotar a la población.

Dichas instituciones no solo debilitan la estructura municipal sino que, constituyéndose como entes privados, manejan recursos públicos, cuentan con autonomía presupuestaria, administrativa, no rinden cuentas a nadie; son administradas por empresarios, pues, forman parte de sus directorios: la Cámara de Comercio de Quito, la Junta Cívica (en el caso de Guayaquil), y otros sectores empresariales.

En el caso de Quito, la Izquierda Democrática y otras fuerzas que han controlado el municipio capitalino, han creado algunas fundaciones y corporaciones que deben ser conocidas por los habitantes de la capital. Entre ellas tenemos: • La Corporación Aeropuerto y Zona Franca de Quito CORPAQ, que lleva adelante la construcción del Nuevo Aeropuerto, está comprometida con uno de los más grandes negociados denunciados. CORPAQ entregó en concesión la construcción del aeropuerto a la Canadian Comercial Corporation; el mecanismo utilizado para ello fue la adjudicación a través de un mecanismo denominado suiss challenge, que quiere decir que el primer oferente que se presenta gana. Dicha empresa canadiense, dado que nunca ha construido aeropuertos, subcontrató a la empresa llamada QUIPORT que, sorpréndase estimado lector, se creó con un capital accionario de 800 dólares, para manejar un negocio que inicialmente tenía un costo de 417 millones de dólares...

• Corporación Vida para Quito. En ésta fundación, el banquero y concejal de la Izquierda Democrática, Andrés Vallejo, funge de delegado del Concejo Metropolitano a su directorio; es el Presidente y Gerente, lo que lo convierte en su propietario. Sus recursos e inversiones son un misterio; violentando la Ley de Transparencia a la Información, desde el año 2006, no actualiza la información de los recursos y proyectos. La pregunta es ¿qué esconde el señor Vallejo?

• La Corporación de Seguridad y Convivencia Ciudadana, responsable de la administración de la tasa de seguridad que se paga todos los años en la cartilla del impuesto predial. El monto de recaudaciones por este concepto asciende aproximadamente a 4 millones y medio de dólares, el mismo que debería ser invertido en su totalidad en la adquisición de vehículos, motos, dotación de gasolina, etc. Lo cierto es que abundan las denuncias de los moradores de los barrios populares por la desatención de la cual son víctimas.

• Fundación Teatro Nacional Sucre, que maneja un presupuesto anual de 1 millón 200 mil dólares. Su actividad no está centrada en promover el arte y la cultura entre los sectores populares sino, fundamentalmente, en organizar presentaciones artísticas al alcance económico de los pelucones de la ciudad.

Para tener una idea de cómo se manejan los recursos del cabildo quiteño, que son recursos de quienes aquí habitamos, de los 859 millones de dólares del presupuesto consolidado, las corporaciones, fundaciones y empresas manejan 576 millones de dólares a su voluntad, sin que el pueblo sepa en qué y cómo se invierten.

Así es cómo el Alcalde Paco Moncayo y la Izquierda Democrática manejan el municipio capitalino. Esa es solo una pequeña muestra, pues la utilización que hacen del municipio para provecho de los sectores pudientes tiene muchos más elementos.