Grupo Prisa es editor de El País, con 50 por ciento (pisoteando la Ley de Inversiones Extranjeras, con la complicidad de Fox y Calderón) de participación con la radiodifusora W-Televisa, de cobertura nacional e internacional. Y está claro que a los juniors Polanco y Azcárraga no les gustó la libertad de prensa que ejercía Carmen Aristegui, quien se caracterizó (como Ricardo Alemán, Francisco Rodríguez, Alberto Barranco, Miguel Ángel Granados Chapa, Javier Solórzano y la BBC, por citar algunos noticieros de información y opinión) por realizar una constante crítica a los hechos generados, por sus entrevistas y el trabajo de los reporteros. Y por la participación de analistas políticos y economistas del más amplio abanico de puntos de vista. Y sobre todo, Aristegui, conquistando cada vez más radioescuchas, apretaba la pus del abuso de los poderes político, gubernamental y económicoempresarial sin concesiones ni a izquierda ni a derecha. Nadie debe pasar por alto que Televisa (como Tv Azteca) son dos inmensos poderes fácticos, a los que no basta con las limitaciones impuestas con la reforma del Estado, en su capítulo electoral; sino que han de ponérseles controles más democráticos a sus excesos golpistas y a sus estúpidas programaciones que minan la de por sí raquítica educación formal de las escuelas, al pervertir la educación pública y privada, para generar una audiencia hipnotizada, narcotizada, por la serie de idioteces, tanto en su televisión comercial como la transmitida por cable. Y darles un repaso de racionalidad, leyéndoles la cartilla del ensayo de Karl R. Popper: La televisión es mala maestra. No le renovaron el contrato a Carmen Aristegui, porque ésta no aceptó lo que, constitucionalmente, equivalía a una censura previa, pues Prisa-El País (izquierdizantes en España, se comportan derechizantes en México) y W-Televisa, para cerrar el círculo de la manipulación de la información y limar el filo de la crítica, querían reducirle su ejercicio de las libertades de prensa y de entender a ésta como contrapoder (ver el ensayo de Luis María Anson “La prensa como contrapoder”, en el libro Contra el poder, ediciones Temas de Hoy). Prisa-El País ahora va sobre Le Monde, el periódico francés, donde sólo le han permitido 15 por ciento de participación, y W-Televisa, con sus socios, está apretando para la unidad (no la unión) compacta de sus emisiones informativas, porque se apresta a una lucha fascista contra el Estado laico, el gobierno federal y, en especial, el Congreso de la Unión, para tratar de minar las estructuras democráticas y republicanas constitucionales.

[email protected]

Revista Contralínea / México

Fecha de publicación: 1a quincena Febrero de 2008 | Año 5 | No. 95