JPEG - 22.3 KB

Una columna de humo se levanta frente a la embajada de EE.UU. en Bagdad.
_________________________________________________

Las áreas donde cayeron los cohetes se desconocen y si causó daños materiales y víctimas, en una zona que alberga las embajadas estadounidense y británica, además de las oficinas centrales del gobierno de Iraq, dijo PL.

Fuentes de la policía declararon que al menos cinco o seis proyectiles impactaron sobre el custodiado distrito, que en los últimos días fue objeto otra vez de nuevas arremetidas rebeldes.

El ejército de Estados Unidos informó, por otra parte, que otros dos de sus soldados murieron en las últimas horas en el país árabe en dos ataques por separado de la resistencia, lo cual eleva a 37 el número de efectivos abatidos en el transcurso de marzo.

Uno de los militares pereció la víspera por las heridas sufridas al ser alcanzado su vehículo por la detonación de una bomba mientras patrullaba por el norte de esta capital.

Un miembro de la Infantería de Marina murió también ayer en similares circunstancias, pero en la convulsa provincia de Al Anbar, escenario de fortísimos combates en las últimas jornadas.

Con estas muertes suman cuatro mil 11 los soldados estadounidenses caídos desde el inicio de la invasión y posterior ocupación en marzo del 2003 en el país mesopotámico, donde alrededor de 30 mil también fueron heridos y otros miles quedaron impedidos física y síquicamente.

Los combates celebrados en los últimos seis días en Basora y en la Ciudad Sadr, en esta capital, concluyeron con el repliegue este lunes de las milicias del Ejercito del Mahdi, fieles al clérigo chiíta Moqtada al Sadr.

El religioso ordenó el domingo la retirada de sus fuerzas después de fieros combates contra las fuerzas de ocupación y las tropas locales, que dejaron, según el Ministerio del Interior, más de 200 muertos, aunque otras fuentes la cifran en 320.

Fuente: Granma Internacional, 31 de Marzo de 2008.