Comprendió el líder de la Revolución que ese era el momento exacto para hacerlo, dando con ello una muestra de confianza infinita en el pueblo, en su capacidad de razonamiento y sentido clasista.

Y no se equivocó. En solo 66 horas de combate fue derrotada la invasión largamente preparada contra el país por el imperialismo, y el socialismo se convirtió a partir de ese momento en objetivo y razón de ser de las masas desposeídas.

También comprendió el pueblo que ese era el único camino, el que unía en un solo propósito los anhelos de independencia y soberanía con la liberación nacional y la emancipación social, por la que tanto había luchado.

Sabía, más por intuición que por su propia experiencia, que el camino no era fácil, estaba preñado de peligros, pues el enemigo imperialista es poderoso y cuenta con la experiencia necesaria y los recursos suficientes para poner obstáculos de todo tipo y hacer la guerra sucia en disímiles aspectos, como en realidad ha sido en medio siglo.

Igualmente entendía lo necesario de luchar contra errores de aprendizaje en un camino complejo y no transitado, con las limitaciones propias del subdesarrollo económico y con hábitos y costumbres del pasado, que el enemigo, con su enorme aparato ideológico, se encargaría de que perduren.

Pero comprendía, sobre todo por la práctica, que no hay alternativa posible, que no existe otro camino. Sus ideas son justas y defendiéndolas y luchando unidos en torno a la dirección histórica y al Partido, pueden hacer realidad los sueños de una sociedad más justa y equitativa.

La palabra de orden, para los tiempos que corren, es trabajar duro, con inteligencia y serenidad, sin apresuramientos, y consolidando cada milímetro que se avance, proyectando con claridad el futuro. El pueblo que hace 47 años tuvo confianza en Fidel y el socialismo, empuñó el fusil y estuvo dispuesto a morir, sigue siendo el mismo, el protagonista principal de la Revolución y su único beneficiario.

Él hace la obra, la defiende, resulta el objeto y sujeto de la misma, del que depende que sea invulnerable en todos los aspectos.

Agencia Cubana de Noticias