JPEG - 15.7 KB

Aunque todavía el Partido Demócrata no ha decidido a esta alturas cual de los dos, el Senador de Illinois Barak Obama o la Senadora por New York Hillary Clinton será el candidato de ese partido que se enfrentará al Senador Republicano John McCain, eso no es obstáculo para que en cada región del mundo se expresen los más caros deseos por cada uno de ellos, cosa muy natural si se tiene en cuenta que aunque Estados Unidos ha perdido prestigio y fuerza en escenario de la política internacional, todavía en este mundo unipolar Washington sigue siendo un factor decisivo en el destino de la humanidad.

¿Como ven a los Candidatos Presidenciales Norteamericanos fuera de los Estados Unidos?
Para los europeos la Senadora Hillary Clinton es la mejor elección porque ella representa la política de su marido el ex presidente Bill Clinton quien durante sus ocho años de gobierno tuvo una muy buena relación con la vieja Europa.

En Asia también la Senadora Clinton como Barak Obama representan una mejor opción que la del Senador Republicano John McCain, especialmente para los chinos, que temen en todo caso que el Senador por Arizona siga la misma política de Bush insistiendo en la guerra como la mejor opción de la política exterior norteamericana.

Para los Africanos, así como para los Latinoamericanos, países del Tercer Mundo, sin duda que el preferido es Barak Obama por su reiterada posición de llevar en su gobierno una política progresista y de amistad con los países más pobres de la tierra que es el caso de la mayoría de las naciones de nuestro Continente Americano.

Está claro desde nuestro punto de vista que votarían por el Senador McCain aquellos que desean lo peor a Estados Unidos.

¿Por quién apostaría el terrible terrorista Osama Bin Laden si no fuera por McCain?
Y es así porque McCain ha expresado que seguiría el camino de Bush en la Presidencia que es como decir que lo conduciría al más espantoso desastre.

Solo un tonto no lo ve así. Pero no hay que olvidar que de tontos está lleno el mundo, y más tontos que en Estados Unidos no los hay.