Esta comunicación que se crea cada sábado, durante cuatro horas, es el lugar en que los internos construyen su espacio, y para los profesionales que asisten a este proyecto, pionero en el mundo, es importante el hecho de que ellos hablen en nombre propio desde la alegría y la creatividad.

Su director Alfredo Olivera, declara en una entrevista que "no hay clínica posible si no se tiene en cuenta que detrás de la radio hay justamente gente. Que la vida les ha pegado y ellos han sido atravesados, y van cruzando el hecho de existir y tratan de subsistir de distintos modos."

Y los que están detrás de la radio, son los colifatos, un término lunfardo que hace referencia al loco, más precisamente a un loco simpático. Así se definen ellos, con orgullo y dignidad se dicen entre ellos "que hacés colifato".

En un reportaje reciente Olivera cuenta que "Para la sociedad, las imágenes de la locura se ligan con la genialidad, la criminalidad o la imposibilidad de lo sensato. Como construcción social, la locura, tiende a creer que detrás de cada loco hay un Einstein o uno que devaría todo el tiempo. Por lo tanto el proyecto de esta radio lo que hace es instalar una pregunta allí donde hay una certeza: loco es igual a peligroso o genio, y por lo tanto hay que apartarlo. La idea es promover nuevas representaciones que cuestionen estos mitos. En este proyecto intentamos generar una sociedad que amplíe y que pueda considerar a estas personas como lo que son: personas".

La Colifata genera visitas de famosos como la de Francis Ford Coppola, y quizás para los colifatos, la más espectacular, porque llevo más de 16 mil personas en un concierto, fue la de Manu Chao, quien en su último videoclip, Rainin’ in paradise, dirigido por Emir Kusturica, reclutó como coprotagonistas a tres pacientes.

En sus comienzos los programas se realizaban al aire libre desde uno de los patios internos del Hospital Borda, Alfredo Olivera recuerda que "el sueño de tener un estudio propio surgió en 1999 cuando el Cabezón Ruggeri al ver una nota sobre nosotros en la televisión decidió donar dinero para construir el estudio. El dinero no alcanzó y la obra quedó inconclusa. Radio Tea propuso relanzar la idea, nos presenta a Weber, una empresa que ofrecía revestimientos para el estudio, quien puso casi todo y Radio Tea llamó a la comunidad para pedir lo que faltaba. Ahora los colifatos están resguardados del frío y las lluvias".

La Colifata transmite los sábados de 14:30 a 19:30 hs en el Hospital Borda , Ramón Carrillo 375, Ciudad de Buenos Airres.

(*) Nota publicada en http://www.buenosairessos.com/artic...