La muestra, organizada por la ONG Multisectorial del Sur y la fundación Valentín Bianchi, reúne los 20 mejores trabajos de un concurso realizado entre alumnos de las escuelas de San Rafael, y cuenta con el patrocinio del artista Nicolás García Uriburu.

Del mismo participaron más de 700 estudiantes de octavo y noveno año del polimodal de las escuelas públicas y privadas de la ciudad y de zonas rurales, cuya idea central fue unir el arte y el interés por los problemas ambientales bajo el lema "Todos tenemos el derecho a un ambiente sano".

Cuando se lanzó el concurso, se entregó a cada escuela de la zona información sobre los problemas más acuciantes del planeta en general y los de San Rafael en particular.

En este caso, se planteó, fundamentalmente, la situación actual de la mina de uranio de Sierra Pintada, el impacto negativo de la megaminería o minería contaminante, la necesidad de proteger las reservas acuíferas y la deforestación.

“El Complejo Minero Fabril de Sierra Pintada es una mina de uranio de explotación a cielo abierto, ubicado a 35 kilómetros de la ciudad de San Rafael, en la cuenca hídrica que abastece de agua a la ciudad y zonas aledañas a través del Río Diamante. Comenzó a explotarse en la década del 70 y fue abandonada en 1995”, explicaron los organizadores del concurso.

“En el lugar quedaron almacenados, sin tratamiento alguno, 1.700.000 toneladas de residuos radioactivos. Desde entonces, nada hizo la CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica), propietaria del predio de Sierra Pintada y que se encargó de la explotación en su momento”, agregan.

“Hace cuatro años la CNEA y el estado nacional intentaron reabrir la mina y continuar con la extracción de uranio, pero las acciones de la comunidad de San Rafael lograron retrasar la reapertura. Se sigue reclamando las remediación total de los residuos radiactivos y el cierre definitivo de la mina”, finalizan (ANC-UTPBA).