De mañanita agarré un bus desde Sangolquí hasta la Marín. La carcacha hizo una parada técnica en el barrio las Orquídeas. “Hasta aquí no más les dejo”, gritó a voz en cuello el conductor abusero. “No sé, ustedes arréglense. Más abajo dizque ha habido un problemón”.

¡Que remedio¡ resignado, cuesta abajo eché pata para alcanzar el Trébol. Literalmente hecho sopa por la pertinaz lluvia, arribé al lugar del desastre y de manos a boca me encontré con Paco Moncayo Gallegos el alcalde del Distrito Metropolitano de Quito que en alguna gaveta de la alcaldía había dejado su joki de héroe del Cenepa cambiándolo por un casco de obrero para dirigir personalmente la operación. Zas, esta es la mía me dije, y saqué a relucir mi vieja grabadora a pilas para conseguir esta entrevista.

Ll.- Generalito, Generalón ¿Qué mismo dizque ha pasado cerca del Playón?

PMG.- ¡Chuta vecinos y vecinitas de Quito los Contreras de la oposición deliberadamente me abrieron un huecarón!

Ll.-¡No que con su prolongadísima administración en Quito ya no explotarían las alcantarillas ni la ciudad sufriría ningún clase de inundación?

PMG.- Así mismo dije pues, pero ¿Qué culpa tengo yo, sí San Pedro se ha pasado de carnavalón y ha provocado que el río Machángara le haya hecho saltar como canguil al viejo colector?

Ll.-¿No que cuando inauguró el intercambiador del Trébol, el corredor central, el Trole, la Huecovía, con aceras, bordillos, luminarias y puentes peatonales incluidos, se resolvería el problema del tránsito en Quito?

PMG.- La culpa de todo este culebrón la tiene los buseros, los taxistas y hasta los piratas que salen e trabajar en horas pico en lugar de quedarse en casita viendo una telenovela, sobretodo por los aguaceros y el achachay que hace.

Ll.-¿Cómo explicaría que acueductos como los italianos, después de más de dos mil años aún sigan funcionando y que este colector con menos de 60 años haya colapsado?

PMG.- ¡Lo que pasa es en esos tiempos no había tantos cagones como los hay ahora! Contestó un tanto molesto.

Ll.- Disculpe una preguntita ¿Por qué en Quito no existe un puente que vaya desde Monjas a la Vicentina y conecte con el centro norte del Quito moderno?

PMG.- Es que eso no es competencia del Municipio sino del estado ecuatoriano

Ll ¿Entonces confirma, parafraseando a lo que dice el Presidente Rafael Correa, la carne para los Municipios y el hueso para el estado? ¿O será que construir un puente para los cagones como usted los llama, como el Monjas-Vicentina no es tan rentable como concesionar a Quiport y a una empresa canadiense la construcción del nuevo aeropuerto, obra que al final tendremos que pagar todos los chagras y quiteños o formar fundaciones o Corporaciones como Vida para Quito?

PMG.- Esas son obras de gran envergadura, que requieren una planificación a futuro e imaginación, eso es lo que hacen Municipios como el de Quito y Guayaquil que reclaman sus competencias, como para regulare el asunto del tránsito por ejemplo. Obras de envergadura no puentecitos como usted requiere.

Ll.- Volviendo a lo del río Machángara ¿En qué estado se encuentra su recuperación y la siembra ictiológica de especies acuáticas endémicas de Quito?

PMG.- Bueno en eso sí vecinos y vecinitas tenemos grandes noticias. Mi obra se puede ver a lo largo y a lo ancho de Quito, basta ver los parques lineales que hemos hecho como mote. Después de lo que ha pasado con lo del huecarón vamos ha sembrar el río Machángara de hartos jambatos, preñadillas y camarones del Itchimbía, y a los costados vamos a sembrar árboles de toronjas, mandarinas, limones, limas y toda clase de naranjas para recordar que esta es una obra de Izquierda Dedocrática y que nuestro mentor es nada más ni nada menos que Rodrigo Borja Cevallos, que aurita mismo esta presidiendo la UNASUR.

Ll.- ¿Se postulará para la reelección a la alcaldía?

PMG.- -¡Clarín! Van a ver que después de que tape ese hueco monumental, que insisto es obra de la oposición, he de volver por mis fueros. Discúlpeme que no le pueda atender más porque me voy a dirigir personalmente lo del huecarón. Y me fui a patazo, bordeando ese Trébol de cuatro hojas, preguntándome si algún día habrá una auditoría para los amiguetes del generalón que a dedo concede contratos a sus amiguetes de la Izquierda Dedocrática que aún pululan por el Municipio de Quito, el Concejo Provincial de Pichincha y hasta en el gabinete de Rafael Correa.