JPEG - 29.9 KB

En estos últimos meses, la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (SENPLADES) inició el análisis y tratamiento de la Seguridad Social en el país. Por su parte, el presidente de la República, Rafael Correa, mencionó que el IESS estaba en quiebra, la urgente necesidad de tomar medidas correctivas y se comprometió a cancelar parte de la deuda que mantiene el Estado con la Institución,hasta el próximo mes de mayo.

Según varios conocedores de Seguridad Social, el IESS no está en quiebra, porque sus ingresos son mayores a sus egresos, y no se debe confundir “quiebra con déficit actuariales”. En lo referente a la crisis institucional, esta es debida a la pésima administración que los gobiernos de turno han dado al Instituto y también porque el IESS fue “la caja chica” que salvaba de aprietos a ciertos gobernantes.

Para los trabajadores de los distintos sectores -maestros, afiliados voluntarios y jubilados-, las propuestas siempre estuvieron hechas, todas están basadas en la obligatoriedad (lineamiento que se les olvidó mencionar al Consejo Directivo del IESS y a la SENPLADES), la universalidad, la solidaridad, la eficiencia, la suficiencia, la sostenibilidad, la transparencia y la justicia intergeneracional.

Las autoridades gubernamentales (la SENPLADES y el IESS) deben urgentemente rectificar e incluir como un primer lineamiento, a los ya publicados: “la obligatoriedad de la afiliación al Seguro Social”, porque de este planteamiento depende la superviviencia del IESS, y sin esa obligación no podría darse la solidaridad y peor aún la universalidad. El IESS sin estos tres principios básicos no tendría razón de ser.

Para Teresa Bolaños, dirigente de la UNE, y miembro del Frente de Defensa del IESS, los lineamientos publicados son un triunfo de las organizaciones sociales por dos razones: la primera, porque la SENPLADES entendió que sus propuestas inicialmente realizadas no convenía aplicarlas; y la segunda: porque el IESS y la misma SENPLADES aceptan y hacen suyas las propuestas entregadas por los sectores sociales involucrados con el tema, ya que durante años se reclamó el reconocimiento y cancelación de la deuda del Estado con el IESS y el déficit actuarial, que asciende probablemente a 5 ó 6 mil millones de dólares, la independencia del IESS, la autonomía, la creación del Banco del Afiliado, además que no se involucre al Sistema de Seguridad Social o los recursos de los afiliados con los servicios o recursos públicos, y se invierta en negocios rentables como es el petróleo, la electricidad y otros, para garantizar el bienestar de los presentes y futuros jubilados.

La cancelación de la deuda del Estado al IESS, que asciende a 800 millones de dólares y 140 millones al Seguro Social Campesino, mejorará notablemente la vida, así como la vida de los miles de jubilados. Byron Garcés, presidente de la Federación Unitaria de Afiliados al Seguro Social Campesino, FEUNASSC, espera se rectifique en cuanto a la mención de la obligatoriedad: el Seguro Social Campesino, SSC, es un régimen especial subsidiado y solidario. El dirigente propone que de inmediato se aplique la universalidad en este régimen, como respuesta y ayuda a los productores del 70% de productos agrícolas que consume el país (más del 50% del campesinado que trabaja en el campo, no está cubierto por ningún sistema de salud), y que se mantenga el Art. 60 de la actual Constitución sin variaciones.

Las propuestas que aún no se han tomado en cuenta

Las organizaciones que forman el Frente de Defensa del Seguro Social insisten en que la Dirección del IESS debe estar en manos de los afiliados, y proponen que en el Consejo Directivo se incremente a un representante por cada sector de trabajadores, y un representante de los patronos y uno por el Gobierno.

En las propuestas también consta el cobro por coactiva a la mora patronal, que supera los mil millones de dólares, a los 25 mil patronos morosos; así como cobrar y castigar por las afiliaciones dolosas a los empresarios evasores y tramposos.

Propuestas en inversiones

Es conocido que el mejor negocio es invertir en petróleo y electricidad, las ganancias son ingentes y si son bien administradas este negocio rentable colocará al IESS como la primera empresa nacional poseedora de un gran capital.

El gobierno ha propuesto invertir cerca de 578 millones del IESS en el sector energético, espera recibir una rentabilidad del 16 al 22%. Se plantea que 330 millones se inviertan en proyectos eléctricos y 248 en proyectos mineros y de petróleo.

A pesar de que la situación legal para realizar estas inversiones no es fácil, las autoridades deben analizar y garantizar un mecanismo jurídico que abra las puertas a dichos proyectos, se debería plantear en este tema la creación de Fideicomisos administrados por las dos partes (IESS y la estatal petrolera o eléctrica), o la titularización a través de la Bolsa de Valores, o la creación de una empresa mixta. La ejecución adecuada de todos estos lineamientos, y la vigilancia y el análisis de cada uno de estos puntos entre los afiliados y dueños del IESS, garantizará la estabilidad de la institución, así como el bienestar de los jubilados de las futuras generaciones.

Documentos adjuntos


(JPEG - 65.1 KB)

(JPEG - 36.8 KB)