A pesar de duros debates parlamentarios, el 1º de mayo de 2008 Egipto comenzó sus entregas de gas a Israel.

La empresa egipcia East Mediterranean Gas (EMG) se comprometió a proporcionar anualmente 1 700 millones de metros cúbicos de gas a la Israel Electric Ltd. durante 15 años. La primera fase del contrato estipula entregas a las centrales eléctricas de Tel Aviv y de Ashdod, lo que permitirá a esa empresa israelí acrecentar su producción en un 20%.

El parlamento egipcio exigió inútilmente la anulación de dicho contrato señalando que el precio de venta estipulado es muy inferior al precio mundial y constituye por tanto una subvención pública egipcia a Israel. EMG instaló incluso un gasoducto submarino para garantizar las entregas. El 53% de ese consorcio está en manos del egipcio Hussain K. Salem y el 25% pertenece al israelí Yosef Maiman.

Hussain K. Salem es el célebre agente de inteligencia que organizó, a pedido de George Bush padre, la «vía egipcia» (a través de la Egyptian-American Transport Service Company –EATSCO–, cuyos propietarios eran él y Thomas Cline) cuando el arreglo con vistas a retrasar la liberación de los rehenes estadounidenses en Teherán para que esta no beneficiara al entonces presidente James Carter («October Surprise»). La misma vía sirvió posteriormente para organizar el tráfico de armas en el caso Irán-Contras.

Yosef Maiman es otro célebre agente que organizó las redes del Mossad en América Latina y fue la eminencia gris del presidente peruano Alejandro Toledo (2001-2006). Amigo del presidente Shimon Peres, es administrador del Centro de Estudios Estratégicos Jaffee y del International Policy Institute for Counter Terrorism. Entre las posesiones de su empresa, la Merhav-Ampal-American Israel Corporation, se encuentra el canal 10 de la televisión israelí. La Merhav-Ampal-American Israel Corporation opera actualmente en unos 50 países del mundo entero, sobre todo en Asia Central.