Luego de leer ‘Relatos de la Guerra’, una sensación de ternura deshace el olvido de aquella época cruenta que vivió El Salvador durante las décadas de los setentas y ochentas, cuando la esperanza tomó forma de fusil y se fue a pelearle a la injusticia el derecho de amar la libertad y la dignidad… (derecho que continúa latiendo, alborotado, en el corazón de cada salvadoreño, de cada latinoamericano).

Libro honesto y bondadoso el escrito por Eduardo Espinoza, aquel médico y combatiente guerrillero que defendió la vida de los camaradas de las Fuerzas Populares de Liberación ‘Farabundo Martí’; aquel hombre de convicciones solidarias que la causa revolucionaria conoció como Felipe Dubón.

Honesto porque la vida en la guerrilla es una eternidad fugaz; porque no se lucha por la libertad únicamente con palabras, sino con el pulso firme y el alma blindada; honesto porque este libro no es la nostalgia de una aventura armada, sino la memoria vigente de una necesidad ineludible.

Bondadoso porque publicar un libro es compartir siempre nuestro sentido de vida, nuestros anhelos de aurora y nuestras desdichas jamás perdonadas; bondadoso porque la verdad de los pueblos se sustenta siempre en… la bondad…

Estos relatos están entintados de emoción y de ternura; están narrados con una prosa diáfana y sencilla, que jamás se atolondró pese a las granadas y los disparos, pese a las persecuciones y las emboscadas; libro que se lee en un suspiro y ya no se olvida.

Prosa diáfana y sencilla que me recordó de inmediato el hablar sereno y pausado de Eduardo Espinoza, a quien conocí en Cuenca hace dos años con motivo de la II Asamblea Mundial por la Salud de los Pueblos; a quién entrevisté, precisamente, acerca de los avatares guerrilleros y la angustia clandestina.

Aquel fue mi primer acercamiento con Felipe Dubón. Ahora lo reencuentro en estos ‘Relatos de la Guerra’: sigue incólume en sus convicciones de justicia social y de alba revolucionaria; continúa abrazando los ideales libertarios con la fuerza irredimible de la honestidad y la bondad.

Documentos adjuntos