¡Cosa de no creer vea! Hasta broma parece, pero en el Ecuador del Socialismo del Siglo XXI, en esta mi tierra linda, ha habido overoles dorados.

¿Qué de qué le estoy hablando? Pues nada más ni nada menos, mi paisano, de ciertos sindicalistas como el Santiago Yagual de la Confederación de Trabajadores del Ecuador (CTE), que en una entrevista de televisión, en el noticiero Hora Siete conducido por Jorge Ortiz (alias tonto profundo), a propósito del mandato redactado por la Asamblea Nacional Constituyente reunida en Montecristi, para que se ponga fin a la tercerización y se revisen ciertos contratos colectivos, Yagual salió a defender conquistas laborales como los cargos heredados, es decir que sus hijos y los hijos de sus hijos podrían heredar su puesto per sécula seculorum.

¿O sea que por decir, si yo soy Gerente de Producción de Petroecuador, al jubilarme, mi hijo (aunque no tenga el título ni la capacidad para ejercer esa función) ocupará mi cargo, y de faltar su padre, lo ocupará mi nieto.

Lo veo y no lo creo me dije al verlo en Teleamazonas tan campante al mentado Yagual, hablando a nombre de la clase obrera, más bien sería de precisar, a nombre de ese puñado de sindicalistas que han medrado de las organizaciones de obreros, que hace tiempo cambiaron overol por terno y corbata para pasearse por medio mundo desde hace 30 ó 40 años, so pretexto de ser invitados a seminarios, foros, mesas redondas, etc., y que hoy se han convertido en esbirros de la derecha contribuyendo a desprestigiar el sindicalismo ecuatoriano.

Sindicalistas como este sociolisto son los que han impedido la unidad de la izquierda revolucionaria ecuatoriana, haciendo sus tejes y manejes por debajo de la mesa para no perder sus prebendas, privilegios y canonjías, porque, para estos sátrapas, en la dirigencia laboral la vida es más sabrosa.

¡Viejos Comunistas, revoluches de corbatín, inescrupulosos adoradores del capitalismo (al cual demagógicamente dicen combatir). ¡Desvergonzados pseudo revolucionarios socialdemócratas y reaccionarios que cual buitres esperan la carroña del Banco Mundial, del Pentágono, la CIA y el FMI!

¡Heredarás un cargo que es mío!, así enseñan a sus hijos y se llenan la boca auto denominándose de Izquierda. ¡Sindicalistas edecanes de la oligarquía, parásitos de escritorio, arribistas apátridas, malos aprendices de patrones. ¡Os escupo en la cara y denigro por traicionar a la lucha de la clase obrera!