JPEG - 16 KB

Ese es el eje principal de la estrategia del Imperio, para lo cual recurrió a brutales presiones y chantajes de todo tipo, prácticamente en todas las áreas geográficas, organizaciones regionales e instituciones internacionales.

Recordemos el triste y bochornoso episodio protagonizado en 1962 por la Organización de Estados Americanos, que culminó con la expulsión de Cuba y el rompimiento colectivo de las relaciones diplomáticas, con la honrosa excepción de México.

Parecía entonces que tal política tendría el éxito esperado por ellos y la Isla tendría que librar en solitario la batalla por sobrevivir, por llevar acabo la denuncia constante de los atropellos imperiales y por las unidad de los oprimidos y olvidados de siempre.

En tales condiciones, Cuba no desmayó y no hizo concesiones, mantuvo firmemente su posición de principios y dio pasos sólidos en su política de solidaridad con todos los pueblos, especialmente con los del llamado Tercer Mundo.

Esa proyección humanista e internacionalista, en la que el país ha dado muestras inobjetables de desinterés, llegando al sacrificio de valiosos hijos, no solo se ha mantenido, sino profundizado.

Hoy la Antilla Mayor posee relaciones diplomáticas con 186 estados, preside el Movimiento de Países No Alineados, de creciente influencia en la arena mundial, integra la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y mantiene una activa participación en numerosos organismos internacionales, en los cuales continúa librando la importante lucha ideológica contra Estados Unidos y los bloques regionales de los poderosos.

Se inserta la nación plenamente en América Latina y el Caribe, dispone de nexos con 30 de sus 32 países, y trabaja arduamente en el seno de los organismo regionales, particularmente en aquellos que promueven los mecanismos de integración.

La colaboración que presta se afianzó, pese a las dificultades económicas, y genera más solidaridad y más compromisos con Cuba. De esa manera en la actualidad hay unos 30 mil becarios de 120 naciones formándose en sus universidades, de ellos 23 mil estudiantes de medicina. Por otra parte, existen 30 mil colaboradores de la salud en más de 70 países, y varios miles más dedicados a la cooperación en la educación y el deporte.

Asimismo la mayor de las Antillas mantiene un papel muy activo en la Organización de las Naciones Unidas, y su prestigio internacional es cada vez más alto.

Con la Unión Europea estamos dispuestos a conversar como iguales, y solo avanzaremos en el diálogo, como ha reiterado el canciller cubano Felipe Pérez Roque, sobre la base del respeto mutuo, la no injerencia en los asuntos internos y el respaldo a la autodeterminación y la soberanía. Ese es un derecho ganado por el país antillano.

Como se aprecia, en su propósito de aislar a Cuba el imperialismo ha fracasado, pues pese a todos los esfuerzos hechos y los cuantiosos recursos empleados a lo largo de casi medio siglo, la Isla cuenta, como siempre, con decenas de millones de amigos en el mundo, y puede afirmarse que la cubana es una Revolución acompañada.

Agencia Cubana de Noticias