Unos cincuenta ciudadanos estadounidenses presentaron en su país una denuncia colectiva contra el banco suizo UBS al que acusan de haber realizado transacciones en Irán a sabiendas de que el dinero entregado serviría para financiar al Hamas y al Hezbollah, movimientos que –también según los denunciantes– mataron o hirieron a ciudadanos estadounidenses en atentados cometidos entre 1997 y 2001. Los denunciantes reclaman 500 millones de dólares por daños y perjuicios.

La organización de esta operación corresponde al Shurat HaDin, organización israelí que no esconde sus vínculos con el Mossad, el Shin Bet y Tashal. Dicha organización coordina por todo el mundo acciones judiciales contra la resistencia palestina y libanesa con vistas a «golpear el monedero de los enemigos de Israel» (sic). Para ello logró obtener una condena contra la Autoridad Palestina y cerrar el Banco Árabe en Estados Unidos además de haber emprendido incluso acciones jurídicas contra el gobierno sirio ante todo tipo de jurisdicciones.

En Francia, el Shurat HaDin se hizo célebre organizando los juicios contra el periodista Charles Enderlin y contra el canal de televisión France 2, por atreverse a reportar un abuso cometido por el ejército israelí.

Aparte del hecho que el banco suizo UBS es una gallina de los huevos de oro que el Congreso Judío Mundial ya estuvo explotando anteriormente, durante los años 1990, la nueva acción tiene como objetivo disuadir a la Confederación Helvética de abandonar su papel de intermediario en las negociaciones secretas entre Irán y Estados Unidos.